30.1.08

Burroughs en copy/paste

Pues ya que las mujeres andan repartiendo juego, sigo con otro tema que la Perra Vida tira a la mesa... nomás que ahora a puro copy/paste... Les pongo un texto de Juan Villoro, y si pueden conseguirse ese librito, La bala perdida, consíganselo. Van a tener que recurrir a las librerías de viejo porque no lo reeditaron, creo. Yo solo añadiría que no sé por qué, pero mi rollo sobre nahuales los inspiraron, Carlos Castaneda, desde luego, y el que no sé por qué, pero también lo inspiró: Ciudades de la noche roja, de William S. Burroughs.


La Jornada Semanal, 25 de febrero de 1996

El espíritu de Saint Louis

Juan Villoro

En la presentación de La bala perdida, de Jorge García-Robles, se puso de manifiesto el interés que Burroughs tiene para la cultura mexicana. Andrea di Castro ofreció un video, David Huerta recordó que hace más de treinta años Elizondo se interesó en el profeta del beat, y el propio autor de Junkie habló desde Kansas para ofrecer un escueto y significativo mensaje a sus lectores mexicanos: "¡Vámonos, cabrones!" Diversos colegas han abordado el tema de Burroughs con notable autoridad y el domingo pasado, en su entrevista con Braulio Peralta, Octavio Paz recordó el sugerente vínculo entre la generación beat y el surrealismo. Ofrecemos acercamientos adicionales a esta polémica figura del arte contemporáneo que sólo recuerda dos palabras en español. Una es "vámonos"...

El genial retrato de Annie Leibowitz a William Burroughs.


El seis de septiembre de 1951, en la borrasca alcohólica de la que sólo salía cuando estaba drogado, William Seward Burroughs aceptó el desafío de su esposa para probar su puntería a la manera de Guillermo Tell. Joan se colocó un vaso en la cabeza ante dos testigos que seguramente pensaron que se trataba de otro de los juegos telepáticos de la pareja. Los amigos sabían que la mayor proximidad entre Joan y Bill ocurría cuando él dibujaba en un rincón las imágenes que ella le transmitía desde el rincón opuesto. La abierta homosexualidad de Burroughs y la maratónica ingestión de drogas, hacían que el contacto físico fuera la última causa para estar juntos. Quizás un aficionado a los divanes freudianos podría ver un reto sexual en la invitación a disparar. Lo cierto es que Burroughs, que admiraba a Jesse James en su doble condición de pistolero y cocainómano, se situó a tres metros de su mujer mientras ella bromeaba: "no puedo mirar, no soporto la sangre".

Estamos ante el núcleo central de la apasionante reconstrucción de Jorge García-Robles: La bala perdida. William S. Burroughs en México (1949-1952). De acuerdo con García-Robles, al jalar el gatillo "la adicción por la escritura" penetró el cuerpo de Burroughs. Años después, cuando el asesinato accidental y compartido ya no podía tener consecuencias legales, el autor de Nova Express diría que con el balazo el Espíritu Maligno se apoderó de él: la aniquilación fue el pacto fáustico que lo llevó al arte. Oliver Harris, editor de la correspondencia de Burroughs, también considera que el incidente tuvo una carga iniciática, pero su interpretación es más tranquila: "El disparo fue un punto sin retorno. Antes de eso, la biografía de Burroughs se lee como un libro de saldos con cada nueva anotación en la columna de débitos. A partir de ese momento, su vida se lee como una novela; una novela, por supuesto, que muy pocos querrían escribir y que tal vez sólo Burroughs podía vivir y sobrevivir."

Como Malcolm Lowry y Graham Greene, a los 37 años el futuro autor de El almuerzo desnudo encontró en México el infierno que buscaba. En un instante límite, el horror se mezcló con la posibilidad de trascenderlo; la muerte, con su virtual superación en la narrativa. Con cierta ironía, García-Robles afirma: "seguramente alguna naturaleza nahuálica eligió a William Seward Burroughs como vehículo para expresarle a los hombres sus mensajes chamánicos". Lo único que sabemos con certeza es que alcanzó su abismo personal en el país donde todo ocurría "sin justificación", donde el tequila y los sobornos suavizaban la desagradable realidad.

La nota de diario, donde se informa sobre el asesinato.

Entre otras cosas, La bala perdida es un documento imprescindible sobre la corrupción mexicana. El propio Burroughs contribuye al volumen con "Mi personaje inolvidable", un texto sobre Bernabé Jurado, cuyos méritos en la ignominia redefinen palabras como "impunidad" y "abogángster". Después de la muerte de Joan, Jurado sacó a Burroughs de la cárcel en sólo trece días y lo presentó en la cantina La Ópera como una prueba ambulante de su talento para pasarse a la ley por los huevos. García-Robles logra un retrato indeleble del hombre que defendió a su protagonista: "El abogado del diablo, hipertransa, avieso, rey del soborno y el chanchullo, amo de la maniobra y el capoteo de leguleyos, abogado mexicano in extremis... Se casó catorce veces... Cuando un periodista lo calumniaba, lo buscaba, le mostraba la nota infamante y se meaba en ella. El estilo de Bernabé Jurado era múltiple y siempre chueco... En un juicio le solicita al juez una prueba contra su cliente: un cheque sin fondos. Lo toma ¡y se lo come! Su cliente sale libre por falta de pruebas. Sólo una vez, Bernabé Jurado estuvo en la cárcel, un año antes de dejar el mundo. Murió en 1980, cuando en un arranque de celos mató a su esposa en un penthouse, en el número tres de las calles de Varsovia, Zona Rosa. Luego, él mismo se disparó en la sien una bala expansiva. Murió instantáneamente. Fue su última movida."

La bala perdida registra una paradoja extrema del intercambio entre México y Estados Unidos: un descastado de la cultura norteamericana, un outsider perseguido por ligas de la decencia y comandos antinarcóticos, encuentra un espacio de libertad en México, no porque la sociedad de la época fuera más tolerante, sino porque era suficientemente corrupta para que los 200 dólares mensuales que recibía de su familia compraran un destino favorable.

En sus cartas a Jack Kerouac y Allen Ginsberg, Burroughs revela un ingenuo entusiasmo inicial por México, el reino de fábula donde la droga es barata, los toros embisten con bravura en el ruedo, todo mundo lleva su pistola al aire y le dispara a quien quiera detenerlo. Poco a poco, su visión se vuelve menos idílica, más comprometida y real. Una carta de 1951 registra en tono casi épico los ambivalentes estímulos de su país de adopción: "México no es sencillo ni festivo ni bucólico. No se parece remotamente a una aldea franco-canadiense. Es un país oriental en el que se reflejan dos mil años de enfermedades y miseria y degradación y estupidez y esclavitud y brutalidad y terrorismo físico y psicológico. México es siniestro y tenebroso y caótico, con el caos propio de los sueños. A mí me encanta."

El arranque literario de Burroughs se forjó en su correspondencia con Allen Ginsberg, a quien una vez le dijo: "mi novela son las cartas que te envío". El autor de Junkie necesitó dos clases de viajes para despegar: la lejanía con Estados Unidos y la inmersión psíquica provocada por la muerte de Joan, el drama de pólvora del que sería testigo perpetuo.

Allen Ginsberg y William Burroughs

En México, Burroughs redactó varios textos: su primera novela, Junkie. Confesiones de un drogadicto irredimible (publicada en 1953), donde el testimonio supera en mucho a la inventiva literaria; Queer, concebida como un apéndice a Junkie y publicada más de treinta años después, y la correspondencia que le serviría de base para Las cartas del yagué (1963).

Primera edición de Junkie, 1953, valuada en 1300 USD
WSB usa el seudónimo de William Lee.
Link a The Manhattan Rare Book Company.

Al reconstruir la contradictoria personalidad de Burroughs, García-Robles evita la función de legislador moral; no glorifica a su protagonista como un ángel terrible que necesitó el asesinato como borrador de sus novelas, ni lo condena como un criminal digno de mejor encierro. En La bala perdida no escribe un mitógrafo, sino alguien que procura reproducir un tiempo en su abigarrada vitalidad.

Burroughs suele ser presentado como el megadicto de Saint Louis, Missouri, y México no ha sido ajeno a esta investidura: en 1971, la revista Piedra Rodante, bastión de la contracultura jipiteca, introdujo el célebre ensayo autobiográfico Deposition como la obra del "más grueso de los gruesos", algo que en ese tiempo anterior al cártel del Golfo y la narcopolítica podía significar, si no un elogio, al menos un récord pasmoso. En pleno auge de la psicodelia, Burroughs trató de desmitificar los paraísos químicos: "la adicción es tan psicológica como la malaria", dijo en su entrevista con Paris Review. Sus descripciones de personajes bajo la influencia de alguna droga rara vez son hedonistas (una frase de Las cartas del yagué podría ser su doloroso y aturdido leitmotiv: "busqué mis nembutales con dedos engarrotados"). La ocasional e inaudita belleza en las visiones del cuerpo que se arrastraen busca de una toxina que lo libre del dolor, no tiene sentido presente; es un más allá, una zona posterior a la experiencia, la Siberia que Dostoievski evoca cuando al fin puede acercar sus pies a la chimenea. Una imagen de El almuerzo desnudo resume el gélido vacío de la droga: "Rumbo al interior: una vasta subdivisión, antenas de tele hacia un cielo sin sentido."

Aunque Burroughs insista en que la adicción es una enfermedad surgida del tedio, nunca faltan críticos dispuestos a verlo como explorador trascendente. La biografía de Eric Mottram, William Burroughs: El álgebra de la necesidad, es uno de los numerosos ejemplos de esta beatificación; en la hagiografía de Mottram, el protagonista no "toma" drogas; "experimenta" con ellas.

Burroughs fue adicto hasta los 45 años. En Tánger, después de un año sin bañarse, vio que la basura de su cuarto llegaba al techo y sintió que las paredes de su estómago se pegaban por falta de alimento; en este punto sin retorno, se valió de sus últimas energías para tomar un avión a Londres y someterse al tortuoso tratamiento que lo puso del otro lado del fuego.

¿Pero quién es William Seward Burroughs; vale decir: quién es, además del hiperatacado capaz de matar moscas con su aliento? El profeta del beat nació en 1914, en Saint Louis, en el seno de una familia acomodada. Su abuelo inventó la máquina de sumar y, de acuerdo con las expectativas de la estirpe, el nieto se graduó en Harvard en literatura inglesa. Burroughs llegó a Nueva York con su eterno abrigo Chesterfield y un sombrero que lo hacía ver como empleado bancario. Conoció a Ginsberg y a Kerouac, que eran menores y más ambiciosos. Burroughs no pensaba escribir; se limitaba a contribuir con su inteligencia a los alardes de los otros. Herbert Hunck, escritor y chichifo de Times Square, le reveló la palabra beat, que entre muchas cosas significaba: "exhausto, en el fondo del mundo, capaz de mirar hacia arriba o hacia afuera, insomne, con los ojos abiertos, perceptivo, repudiado por la sociedad, dispuesto a valerse por sí mismo, con sabiduría callejera". Jack Kerouac adoptó la contraseña para bautizar al grupo de amigos como la "generación beat".

Todos quieren tomarse la foto con el Tío Bill.
Aquí David Bowie...

Y aquí Francis Bacon.

Durante casi cincuenta años, la biografía de Burroughs se escribe como una larga errancia; vivió en México, Sudamérica y Tánger en total anonimato. Mientras la novela de Kerouac En el camino y el poema de Ginsberg Aullido suscitaban salvas de admiración y desprecio, el autor de Junkie dominaba un universo del tamaño de la pipa donde fumaba insectos alucinógenos. Lejos del barullo del beat, escribió tres novelas con técnicas distintas: Junkie, un relato lineal, informativo, en primera persona; El almuerzo desnudo, una novela fragmentaria, en tercera persona, donde la realidad llega como fogonazos entre las sobredosis, y Las cartas del yagué, novela epistolar donde narra la búsqueda de una droga ceremonial en Sudamérica. Si Edmund White dijo de Jean Cocteau que jamás escribió una mala línea y jamás un gran libro, de Burroughs puede decirse que ha escrito inspiradísimas frases sueltas que en 1953 cristalizaron en una obra maestra: El almuerzo desnudo.

El título de la novela fue una idea de Kerouac (Burroughs confiesa que sólo lo entendió después de su cura de desintoxicación, cuando advirtió que en su texto lo real se mostraba a la desnuda proximidad de un tenedor). El almuerzo desnudo es un devastador carnaval del deseo, un exaltado expediente de los placeres intravenosos y rectales, un desfile de monstruos donde el espectador es despreciado e incluido como testigo necesario, una farsa recorrida por un humor corrosivo (la innegable comicidad de Burroughs es una de las virtudes que suelen ser soslayadas por quienes buscan en él a un gurú), pero, sobre todo, la novela es una catarsis personal y una refundación del lenguaje, semejante a Diario de un ladrón, de Jean Genet, o a Trópico de Capricornio, de Henry Miller.

En una ocasión, Burroughs le comentó a Ginsberg que los autores vivos que más le interesaban eran Beckett y Genet. Como Genet, el decano de los beats encontró un camino liberador en la escritura y se enfrentó a las paradojas de la aceptación: una vez convertido en causa célebre, elogiado por Marshall McLuhan, Mary McCarthy y Norman Mailer, culturalmente "absuelto", desconfió del arte que lo había encumbrado. Sin ser tan drástico como Genet (incapaz de escribir novelas fuera de la cárcel o sin la amenaza de ser detenido), Burroughs se alejó del tipo de escritura que lo transformó en la instantánea leyenda de una generación.

A partir de los años sesenta, más que en la creación de tramas y personajes se interesó en técnicas de montaje narrativo. Sus procesos de cut-up (cortar pasajes de distintos autores para yuxtaponerlos) y fold-in (doblar un texto para entresacar otro discurso) buscan resultados ajenos al temperamento, los prejuicios y las pasiones del autor. A diferencia del dadaísmo o la escritura automática, que pretenden liberar a la imaginación del papel censor de la conciencia, el método de Burroughs no apela a la subjetividad: la función del escritor consiste en llevar una bitácora en la que, en forma aleatoria, inserta recortes de periódico, anuncios de modas, fotografías, dibujos, párrafos de otros autores. El sentido último de este procedimiento es descubrir, por vía del azar, el relato oculto de la realidad. Para Paul Bowles, quien frecuentó a Burroughs en sus días de Tánger, esta técnica tiene que ver más con la plomería que con la escritura. Oliver Harris, en cambio, encuentra una causa psicológica para el cut-up: un intento de encontrar metodología en la locura.

Las técnicas de Burroughs son, ante todo, variantes narrativas del collage pictórico, pero también prefiguran el uso de las computadoras, el hipertexto, las posibilidades de mezclar la cultura del alfabeto con la cultura de la imagen. No en balde, McLuhan afirmó que el autor de Nova Express llevaba a la prosa los recursos básicos de la era eléctrica.

Iconoclasta en el más literal de los sentidos, Burroughs ha creado libros que dependen tanto de la tijera como de las imágenes y la máquina de escribir.La palabra se ha convertido para él en una maldición (el "virus" descrito en Ciudades de la noche roja) y sus fábulas, cada vez más próximas a la ciencia ficción, profetizan un venturoso futuro no verbal. Ajeno a la psicología de los personajes, Burroughs ve en los procesos mixtos de la narrativa una forma de refinar sus teorías de la percepción. Su pragmático acercamiento a la Mecánica Popular de la mente, su interés en las recetas eficaces para normar la conducta, lo han llevado a interesarse en la dianética, y a considerar que las imágenes del grupo Time-Life-Fortune forman un código de control semejante al de los códices mayas.

De manera típica, en sus tiempos de adicción a las drogas repudió el peyote y los hongos. La expansión de la conciencia y los ritos de paso estaban fuera de sus coordenadas. En una carta a Ginsberg, escribió: "El misticismo es sólo una palabra; en todos los niveles de la experiencia sólo me interesan los datos." Ajeno al sentido ritual que otros confieren a la droga, el nieto del inventor de la máquina de sumar hizo los cálculos diferenciales del delirio. No es casual que le apasionaran las cartografías, los inventarios, los manuales, las técnicas de la publicidad, ni que alguna vez considerara que Nelson Rockefeller y Paul Getty eran fascinantes sujetos narrativos. Los sistemas de control, y sobre todo las ilusiones que los hacen creíbles, tienen mucho en común con la adicción. Probablemente, la novela de Burroughs que mejor exprese este sentido alucinatorio del poder sea Nova Express, donde la "realidad" es una película biológica que proviene de un ominoso cuarto de revelado.

Creo que esta es la máquina que originalmente inventó el abuelo, luego la compañía desarrolló modelos eléctricos y hasta propulsados con gas...

Burroughs carece de la compasión, la culpabilidad y la capacidad celebratoria de Kerouac o Ginsberg. Es más cerebral, más analítico, el beat que surgió del frío. Este perfil fue captado mejor que nadie por su hijo. William Burroughs Jr. heredó la vocación por la escritura y las plurales adicciones de su padre, pero su resistencia fue menor y murió joven, dejandodos novelas promisorias, Velocidad (1970) y Jamón de Kentucky (1973). En su segundo libro, Billy recordó el viaje que hizo a Tánger a los catorce años. Aunque la trama se presta para la tragedia, está narrada con la vulnerable ironía de un J. D. Salinger. Al llegar al norte de África, Billy llevaba a cuestas la muert de su madre, haberse separado para siempre de su hermana y la lejanía del padre. En plena adolescencia quiere recuperar su origen ­Tánger es, ante todo, la casa de su padre­, pero el viaje le depara otros encuentros: el acoso sexual de un par de ancianos amigos de su padre y la iniciación en las drogas. Con humor casi inverosímil, relata su temporada en el infierno marca William S. Burroughs, donde ningún castigo supera al de la indiferencia. Cuando el escritor se entera de las alucinaciones que su hijo tiene durante una sobredosis, dice: "son muy exactas", y continúa escribiendo a máquina.

William Burroughs Jr.

Burroughs es una de las figuras menos edificantes del siglo. Torturador de gatos, misógino, antisemita de ocasión, procurador de drogas para su esposa y su hijo, ha vivido para violar toda tabla de la ley y cumplir con su Espíritu Maligno. Para la contracultura, es una leyenda muy superior a su obra. Archidecano de la pachequez, genera la fascinación que Sheakespeare encontró en los fantasmas: viene del país del que no hay regreso. Su habilidad para crear metáforas y apodos psicóticos lo ha convertido en padrino ideal de la cultura de masas: los grupos Steely Dan y The Soft Machine le deben sus nombres; el cineasta Ridley Scott encontró en Burroughs la expresión ideal para bautizar al cazador de replicantes: Blade Runner; el crítico Lester Bangs descubrió en El almuerzo desnudo la forma para nombrar a una corriente extrema del rock: heavy metal, y Gus van Sant le otorgó el papel de gurú de los barbitúricos en su película Drugstore Cowboy.

Autor de culto, dandy en una era del exceso y el desaliño, profeta de tecnologías por venir, Burroughs surge de la literatura y se aleja progresivamente de ella. Su visión dispersa lo ha llevado a otras zonas (o interzonas) del arte, a la pintura narrativa y los lenguajes multimedia, donde la escritura (y en ocasiones sólo las letras) es sólo un complemento. En cuanto a sus logros estrictamente literarios, conviene recordar la contundente opinión de Martin Amis: "Casi todo lo de Burroughs es basura; basura morosa, obsesiva: puedes extirparla sin que disminuya su estatus de escritor. Pero las partes buenas son buenas. Leerlo es como contemplar durante una semana un cielo impasible; cada tantas horas, se ve un pájaro; si tienes suerte, un aeroplano remontará la altura, pero las cosas permanecen monótonas, carentes de sentido. Entonces, de improviso (y no por mucho tiempo, y no por una razón coherente, y casi siempre en El almuerzo desnudo), algo sucede: de pronto, las nubes se dilatan como en la guerra y el aire se llena de portentos."

Tal vez lo que mejor identifique a Burroughs con la ciudad donde nació, sea el nombre de un avión: El Espíritu de Saint Louis, con el que Lindbergh atravesó el Atlántico. Sus libros son un viaje turbulento, descuidado, veloz, movido por el heroísmo elemental de la supervivencia. Burroughs no vio la Tierra de hombres del piloto Saint-Exupéry; no encontró la piedad ni los actos que redimen a la raza. Es el más acelerado aparato psíquico que registra la literatura, una mente en combustión destinada a imaginar, como el día fatal en que aceptó el reto de la mujer que lo quería, las posibilidades que la vida tiene de convertirse en una explosión de fulgor, y caos, y sangre.



Documental en inglés con subs en japonés.
1 hora 29 minutos


29.1.08

Le voy a hacer caso a Camilita...

Siempre hay que hacerle caso a las mujeres.
El maestro Schopenhauer tiene razón, ellas son las portadoras de la misión de preservar la especie: así que sus observaciones siempre serán senstatas por muy disparatadas que le parezcan a uno.

Cambio de tema por un breve instante de razón, me olvido de la política y ya que andan mentando a Arturo Meza, les contaré...

Corrían los años 80, yo era parte de la Porra Oficial en Vocacional 7 y trabajabamos en la Juventud Popular Revolucionaria del PRI organizando eventos para el CREA, que era algo así como un "Consejo para atención a la Juventud"... un día les cuento esa parte de mi oscuro pasado. Y allí, entre chelas, vagancia, porrismo y tocadas de rock urbano conocí a Rockdrigo González y el dichoso rock rupestre. Movimiento cuya filosofía y fundamento me siguen pareciendo intresantes.

El maese Rockdrigo en la azotea del edificio de la Colonia Juárez, donde el fatídico terremoto del 85 lo mató...
¡de un pasón de cemento!
¡JUAR!


En la misma época, con mucha marihuana y literatura de por medio andaba vagando por el DF con otro camarada: Miguel Sánchez Roz. Prófugo de Filosofía y Letras que me presentó a los poetas malditos, las excelsas colecciones de La Nave de los Locos y Los Brazos de Lucas, y también a Arturo Meza. La vez que lo oí cantar la pachequez solo me hizo retumbar una frase del Meza, era algo así como Berenice, la luna estrellandose en las uñas de tus pies... después de esa ocasión en que me tomé unas chelas con el huraño Meza no lo volví a ver jamás.

El Arturo Meza, siempre tan hijo del teatro y tan resentidote social.

Otro en mi tercia de ases es Jaime López. En esos mismos días lo escuchaba en Radio Educación, el único lugar que les daba foro a estos vatos. Ahora que recuerdo estas cosas me llegan a la memoria más que como un recuerdo, como una atmósfera. Una brutal soledad que ahora que lo pienso era placentaria, una soledad fetal. Por las noches escuchaba Radio Educación y cierta vez me sorprendí viendo a Jaime López tocando en Siempre en Domingo, con un Raúl Velazco deshaciéndose en elogios y un público que resultó impermeable a la chispa de lo que sonaba en hoyos fonkis y peñas del DF. A veces creo que Raúl Velazco no era malinchista, sino que la gente ya estaba demasiado conforme y no quería escuchar otra cosa que no fuera OTI y mariachis. Ya este pueblo no tiene retorno, solo quedan los necios, los outsiders. A jaime López nunca lo conocí en persona, a lo mucho me lo topé en el trolebús o en metro Portales cuando teníamos el Taller del Perro allí. Era vecino. Ya treninaytantosañero lo miraba pasar con la misma sensación que tenía cuando era niño y miraba pasar al chalán del El Cuate, el carnicero que después nos enteramos era El Águila Dorada, el luchador invicto en las luchas de La Lupita... también otro día les contaré de eso... ¡chale, ya estoy ruquito!

Jaime López

A éstos tres cabrones no los hizo Televisa, no los conoce TV Azteca, no los quiere comprar Slim, están hechos de lo mismo que estoy hecho yo y quiero que mi chamba tenga algo de ellos, quiero meter sus palabras en mis diálogos, que sus poemas sean los himnos y los epitafios de todos mis personajes... curiosamente ninguno es chilango, y ven al DF con mucha más generosidad que los mismos chilangos. Será porque los chilangos no queremos querer nuestra casa, y antes de ver a sus calles sambutimos nuestras jetas en ESPN. No sé, cada vez que los escucho mi sensación es una mezcla de constante sorpresa y reflexión: justo lo que necesito para amar el olor a manteca y smog de este agujero de tragones. Nunca los recomiendo a nadie, su música puede ser muy fea si no se está conectado de alguna manera al asfalto y al cochambre de esta ciudad o a la época que remiten, aún tengo la duda si sus letras le pueden decir algo al Sopelana, o a los chavitos emo de la glorieta Insurgentes, no lo sé. Para mí ellos son titanes. Titanes deambulando sobre el asfalto con que hemos sepultado un lago, bajo la sombra de estos árboles callejeros que nos recuerdan eso, que alguna vez aquí hubo un lago. Titanes. Ellos son yo. Y quiero merecerme ser ellos.

Pero bueh... ya me dejé arrastrar por la nostalgia, ya perdí el hilo.

Pepe Quintero considera, y le creo, que estos son los tres pilares de la lírica urbana de los últimos años en México, yo tenía como otro pilar a José Cruz, pero como bien vaticinó hace un buen mi querido Pepe, parece que no pasará la prueba del añejo, cada día son menos las letras que me siguen diciendo algo, pero alguna se salvará. Estos tres no son los únicos pilares y no me gustaría que fueran los últimos. Hay mucha banda que junto con ellos, a pesar de que entre ellos no se han tragado, fueron conformando una poética y una música que presumo, tienen un sello característico simplemente porque están hechos de lo que hay aquí. Están hechos a punta de viajar en metro, de mezclar el sudor con el sudor de la raza, lejos del olor a asiento de piel de los Hummer. Lejos de la muralla protectora de los bienes de consumo.

Este post nomás era para recomendarles este sitio, que a su vez fue hallazgo de Christian Ordoñez, y que me pasó Pepe Quintero, con quien compartimos el gusto por estas músicas... pero sobre todo compartimos el gusto por las letras. De hecho, Pepe es un escucha más fiel que yo, a mí solo me asiste el derecho por nostalgia... y bueh, el sitio en cuestión es:


De ahí pueden bajarse la discografía que las mediatecas nacionales olvidan (¿existe alguna?). No dejen de visitar los respectivos blogs de los colaboradores del sitio, todos ellos comparten la memoria de lo que los medios de conformación de masas están empeñados en borrar a cambio de Teletones y RBD. Toda esta memoria actualmente está dispersa, pero existe, la está haciendo la banda, y está dispersa porque no hay un marco institucional que la norme y aglutine... y bien, ya con ésta me despido.

Pero antes... Christian, bibliotecario, fonotecario y editor en ciernes, generosamente recomienda otro sitio:


Gracias Mr. Christian.
Bienvenidos al tianguis del Chopo virtual.

Links directos del CRM a Arturo Meza:
http://musica80syadelante.blogspot.com/search?q=Arturo+Meza

Es sencillito: solo pongan lo que buscan arriba donde dice Search Blog, y ya está, les dice qué es lo que hay en existencia... y no olviden, también rásquenle a los contribuyentes, y escríbanles, háganlos sus amigos, eso es lo que nutre a la guerrilla.



Addendum, pa'no variar:

Ya que me agarró la nostalgia, les pongo este poema. Lo escribí completamente borracho y marihuano. Recuerdo el momento, estaba en casa de mi amigo Toque Luis y su hermana, yo ya estaba hasta la madre, pero perdidísimo y me puse a escribir, o mas bien garrapatear en una libreta. Toque Luis y Sandra me miraban, pero ya estaba tan perdido que no les reconcía, una de las líneas del manuscrito decía Lindsa y Lee me ven roto y loco. Las letras estaban tan mal escritas que no pude descifrar parte del poema (¿era un poema?). Lo que sigue es lo que rescaté, que en realidad es muy poco de todo lo que escribí, pero es lo que pude descifrar, y para variar, era un poema de amor. Conocí a Elizabeth y en ese tiempo no hacía más que pensar en ella... me gusta el ritmo de esta cosa. Debería estar perdido de pacheco todo el tiempo.

Sorbe
no es que fuerte
du cimas novias
en comforti

Quizá parezca estúpido
pero no es necesaria
no es la mar
tu no sientes
yo soy el mar
el cielo
el ungüento
el mar

Toma los puños
que te ahogan en la luna
mira los ojos de Sulamita en luna
mira la fuga de Dios en tu luz
sería el hoyo que sería el día

Mira mi ojo
te quiere
no me gustas
te quiero
te amo
te hay amor
te miro mal
te quiero ojo largo aletoso

El mar de la piel
eres tu
seré hondo mar
pienso en tí
todo es bien
que aunque creo que es doble





Un día rescataré el cuento de Me gustan los besos de Elizabeth y se los posteo.


Agur.

22.1.08

Andenle, pues...

¡Chin! Ya me cayó la pedrada... pero se me pasa porque soy autodidacta... ¡já!

Vergonzoso nivel educativo de México: OCDE

La responsable de la prueba PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Andreas Schleicher, advirtió que el nivel educativo es tan deficiente que los jóvenes mexicanos confunden creencias populares con evidencias científicas –por lo que se ubicaron en la última posición- lo que impacta el desarrollo económico del país.

La nota en El Economista


Pero la verdad, la verdad, lo que sí es obra del mismísimo Satanás...


El vicepresidente de Halliburton es Richard B. Cheney, vicepresidente también de esa otra empresota llamada United States of America.

Niños, saluden a Mr. Dick.

¿Se han fijado que la "guerra contra el narco" debería llamarse mas bien "cacería de zetas"? Los zetas son el ejército del Cártel del Golfo, mi hipótesis es que por controlar la zona del golfo, los zetas son el único cuerpo armado capaz de organizar una guerrilla, que con pretexto de evitar o estar en contra de la privatización de Pemex, pueda inmovilizar la extracción de petróleo y la "inversión" foránea, y así tomar como rehén el petróleo y tener elementos para negociar la putiza que les están acomodando en beneficio del Chapo Guzmán. Por eso los gringos prestaron el varo para el Plan México (Plan México para los gringos y Plan Mérida para nosotros). El Plan México consiste en prestar dinero a México para compar capacitación y equipo ni más ni menos que a...


¿Ya ven por qué Chávez en la ONU decía que donde se paró Bush olía a azufre? ¿A poco no son el diablo?
Yo creo que mas bien lo que olía era petróleo quemado, pero eso Chávez no lo sabe, aún no se ha quemado todo el crudo venezolano...



¿Se acuerdan?
¡Nah! ¿qué chingaos se vana a acordar?
Además este fue el gracejo, vean todo el discurso completo, como en la Cumbre, vean el contexto y después díganme si los medios no están manipulando. En los siguientes corchetes están los links al discurso previo. Va en tres partes, si lo quieren ver. Es interesante, Chávez le pega bien a los gringos y propone que la sede de la ONU no esté en Estados Unidos, que se la pasa por los huevos, pero eso... no lo transmitieron los noticieros. Pongan atención a los aplausos en el pleno de la ONU.

[1][2][3]

Luego hablaron los cubanos, [4] luego habló Bush fue a lo suyo... [5] y al día siguiente fue el gracejo de "Bush es el diablo" (OJO: chequen las risas del pleno celebrando el chistorete)... [6]el discurso de Evo ya ni se los comento, bonito y sencillito del indio, cuando saca la hojita de coca su discurso toma otro tinte [7][8][9] discurso que... ¡ni siquiera es de izquerda! es de... ¡centro-izquierda!... pienso que está cabrón que los medios omitan estos discursos que creo que están reflejando un porceso importante de formación de un bloque económico sudamericano, al que los gringos no descartan hacer la guerra desde antier. Y los medios son arma.

¿Por qué nadie le critica a los Bush la "incorrección política" y a los "indios" o "nacos" sí se le critica?



¿Por qué hay "corrección política" para unos y para otros no? ¿Por qué Fox sí pudo decirle "marranos" al IFE, "La-vestida" a Labastida y víboras tepocatas a los priístas y el Peje no pudo decirle "Chachalaca"? ¿Acaso la "corrección política" se está haciendo selectiva? Cuidado, estamos entrando a una pantanosa etapa de moral discresional. La descalificación mediática se nutre de ello, y ahora que lo medito, mea culpa, el confundir "creencias populares con evidencias científicas" es caldo de cultivo...

Como sea, Chávez muy payaso y populista, pero se sigue anotando sus golecitos. Será muy gorila, pero ganas de ser gorila autónomo sí las tiene. Nota de Reforma:

A'i como no queriendo, el que un barco mercante y ecológico arrive en Venezuela es un zape mediático.

Acá nuestros zapes mediáticos son mas bien de Zipi Zape.
El Histrión de Oro se lo lleva Monseñor Norbert, que exije:


No se rían, era en serio.

Pero la verdad, lo que sí me desguanzó toditito...

¡Se murió el Guasón!

Si es cierto, los productores de Dark Knight deben estar saltando en un pie. Y si no, va a ser una excelente broma con fines publicitarios, muy del Joker.

Sí, soy un geek, me duele la muerte del guasón... pero más me está doliendo que ya me la mamé blogueando y tengo un buen de chamba.

A'i la ven chicas... voy a tirar el modem al mar, porque si no no voy a trabajar.


20.1.08

Economía planetaria y gobierno mundial


Ya tengo completo el programa Momento Económico que transmite Radio UNAM y que bajé de su página. Viene en dos partes, y se va poniendo macanudo... interesante.

El programa corre a cargo de Irma Manrique y el entrevistado es el Dr. José Ramón Pérez Portillo.

El audio consta de dos partes de 1 hora de duración cada uno.
Es decir, si le entran se van a chutar 2 horitas.
Saquen su libretita de apuntes porque el Doc suelta un chingo de info.

Y ya que mencionaron a Sun-Tzu...
dénle click allá abajito (sun albur).

¡Ah, pero no por lo que dice el Doctor dejen de leer al chino!
¡Al contrario, hay que leer e informarse cuanto se pueda!

Economía planetaria
y Gobierno
mundial


PRIMERA PARTE

SEGUNDA PARTE


Enjoy.


19.1.08

Inmovilidad social II

Habla Denisse Dresser en el Encuentro Empresarial Coparmex, 2007.
Su ponencia se llamó:
De la sumisión a la participación ciudadana




Una bonita reflexión y listado de buenos deseos.
Perdónenle el tono de monjita, pero es que estaba frente a los patrones.

..

Coparmex: Confederación Patronal de la República Mexicana

..

Gracias al KaozWolf que me pasó el link.
¡Ah!... puse un addendum al post anterior.




13.1.08

Ahí'stá, pues...

Yo no iba a postear la nota que aparece abajo, la de "Con aval del panismo..." porque ya me andaban acusando de xenófobo, pero en vista de que...


... pues sí me voy a descoser.

Cuquita me dice que:

Oye Clement. Hay algo que no me cuadra.
[si] El nuevo srio de gobernación nació en España.
Mira esto:
Legislación Federal (Vigente al 14 de diciembre de 2007)
ARTICULO 91. PARA SER SECRETARIO DEL DESPACHO SE REQUIERE: SER CIUDADANO MEXICANO POR NACIMIENTO, ESTAR EN EJERCICIO DE SUS DERECHOS Y TENER TREINTA AÑOS CUMPLIDOS.
No entiendo.
Saludos...

Pues habría que interrogar a la fuente: Proceso.
La nota dice:

Este madrileño nacionalizado mexicano tiene un solo jefe: Felipe Calderón. Llegó a ese puesto (la viceprecidencia virtual) mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 4 de diciembre de 2006. Su amplio margen de maniobra le permitió, por ejemplo, clasificar como reservado por ocho años el Acuerdo para la Seguridad de América del Norte.

Y, digo, en este pinche país:
¿La ley cuando ha sido obstáculo?

Recordemos que hasta Fox pudo haber mentido o no, pero resulta que no era hijo de "padre o madre" extranjeros, sino que era hijo de "padre y madre" extranjeros... muy bien muy bien, puede ser un caso de desidia del padre de Fox para no aclarar su nacionalidad, es muy común eso, pero ¿qué no hay una Contraloría Federal que revise todo eso? Como sea hay pecado de omisión, o de hacerse pato a conveniencia... ahí está las actas de Don José Luis y Vicente Fox...

Y la de su papá, que de haber nacido de padre y madre extranjeros, era extranjero "según las leyes de extranjería" vigentes... habrá que pedirle una versión en alta a La Jornada. Leer en estos pinchurrientos JPG's está del nabo.

Y bueh... vanalidades leguleyas.
El acta apreció en La Jornada, ya no está en el servidor.
La Jornada tiene por política descargar los gráficos de los números de cierto tiempo atrás.
Imagino que para desahogar el server.


En una nueva nota de Proceso: Mouriño e hijos S.A., Alejandro Gutierrez menciona:

Manuel Carlos Mouriño Atanes (el papá de Camilo Mouriño) nació el 4 de marzo de 1943 y proviene de una familia de clase media del área rural de Ourense. Pasó su juventud en Vigo, donde estudió en el Colegio Salesiano María Auxiliadora, que tiene más de un siglo de existencia y cuyos directivos se negaron a mostrar a Proceso los registros de la generación de Mouriño, si bien confirmaron que fue su alumno.

Y si para poner a Fox se mintió, ¿por qué no para poner a Camilo Mouriño en la SEGOB?, Proceso no menciona dónde nació, pero se ve que están en la línea de investigación cuando menciona que los directivos del "cole" no quisieron dar información... ¿quién nos garantiza que el Estado mexicano y el Estado español no están "creando" nuevos documentos?...

Okey, okey... digamos que no, que es mi paranoia xenofóbica o mi odio a los ricos. Digamos que Camilo Mouriño no es naturalizado mexicano y es bien mexicanote...
¿eso nos garantiza que no está con los intereses de sus padres?

A fin de cuentas, en la misma nota de Alejandro Gutierrez sale el peine:

Después de sus primeros años como empleado en España, Mouriño Atanes y sus hijos poseen un conglomerado de empresas dedicadas a la construcción, inmobiliarias, de hidrocarburos y ahora en la rama auxiliar de la producción de energía eólica, con la cual buscan entrar en México para después saltar al mercado estadunidense, según se desprende de información obtenida del Registro Mercantil Central (RMC) de España, de anteriores ediciones de Proceso y de publicaciones como La Voz de Galicia.

Ya en Campeche, además del negocio gasolinero y de transporte de combustible que le permitió constituir el Grupo Energético del Sureste (GES), con la división de gasolineras, transporte de combustible y franquicias, el nuevo empresario se involucró en sociedades del ramo maderero y la construcción de vivienda.

OJO
Dejen de lado lo de "inmobiliarias", el mismo negocio de los hijos de Martita, fíjense en donde dice...
hidrocarburos

¿No es el petróleo y gas razón de Estado?

Incluso de Proceso no espero nada, pónganse nomás a contar cuantos anuncios del Estado tiene la misma revista... tomen un número y cuenten los anuncios que le paga el gobierno. ¿Ustedes creen que Proceso dice todo lo que sabe? Lean el mismo libro de Scherer aquel del "Imperio de los Salinas", donde suelta datos que el mismo sabía que existían, como por ejemplo, que Salinas y Colosio sabían del EZLN antes del levantamiento, pero que no soltó en su momento, sino hasta ya pasados tres años del salinato. Proceso también está controlada, y también tiene formas de inducir la opinión, pero más sutiles, en su sondeo pone:

Suponen que su lector se queda solo en el chisme político y solo enconan el sentimiento de escarnio en torno a Calderón. Lo minimizan y lo creen pendejo nomás porque es el "malo" de la película. No sé si sea intencional para aturdir más al lector o para neutralizar el poco espíritu crítico que quede, o que como buenos humanos, también tienen su parte de pendejos.

Yo más bien creo que Calderón ya se hartó. Ya estuvo tratando de ganarse el favor del pejerío y de reconciliar un país irreconciliable, creo que ya lo asumió y ya no se quiere andar con ñoñerías. Ya no le interesa su imagen ni que el populacho le grite "espurioooo", como sea, Acuña ya logró que el ejército del Cártel del Golfo esté desmantelado, o casi. Ya va directo sobre el petróleo. Recordemos el papel del Secretario de Gobernación: hacer alianzas, servir de vaso comunicante con las otras secretarías y sobre todo con los poderes legislativo y judicial. Calderón NO firmó el FOBAPROA, mis queridos pen... digo pejistas: Calderón solo coordinó a la bancada panista para firmarlo junto con el PRI, es decir, sabe hacer alianzas, sabe de hacer lobby, cabildeo, sabe convencer, exhortar, comprar, o extorsionar si es necesario. Sabe armar bloques para aprobar leyes que vayan contra todo, sabe operar, pues. NO es un estadista, es un OPERADOR... ¿Quién nos dice que no estuvo él, como ex-legislador "asesorando" a los diputados para lograr aprobar la Ley Televisa?, ¿Quién nos dice que la base anticalderonista no está en el PRD y que sí está en el Senado?, ¿Quién nos dice que Mouriño no está en esta nueva etapa (que seguro tiene calendarios), para romper la línea de fuego que es el Senado de la República? Acuérdense que vienen las elecciones intermedias. Además hace falta alguien con la cabeza más fría que la de Acuña para sortear un eventual madrazo económico que yo calculo será el año que entra, aunque algún comentario del Traveller me hizo ver que es muy probable para este año, recuerden que otro cambio fue SEDESOL, la que reparte los chuchulucos populistas al pobrerío.

Mouriño queda como anillo al dedo, en la SEGOB, y asesorado por Calderón puede cabildear y lograr mayoría en la Cámara para aprobar la privatización de PEMEX y CFE, y pongan ustedes que no sea por hispanismo de Mouriño, pero el que sus familiares de repente se puedan perfilar como "asesores de confianza" para saber cómo pulsa en lo más íntimo el "capital privado" que en el futuro "invertirá" (yo diría: saqueará) en México... mh, no me deja tranquilo.

No nos extrañen dentro de poco algunos "viajes" de los diputados y senadores a Europa, ya sea de placer o de trabajo y si no con cargo al erario, sí financiados por la CE, o ¿por qué no, por la misma España?

En la anterior Cumbre Iberoamericana se vió que la vieja España, la de los borbones, precisamente, nos sigue viendo como colonias, y que México en particular se sigue comportando como tal.

Y luego que me digan que este país ha cambiado desde el siglo XVI.

No creo que sea xenofobia, y aunque lo fuera, ¿qué chingaos? a nosotros nos endilgan el politicaly correct y ellos la usan solo de dientes para afuera, pero actúan de manera casi fascista, con una ideología de supremacía racial y clasista. Vean los videos de La Cumbre: zapatero muy correcto, muy político defendiendo los intereses mas soeces, y vean a Chávez, descalificado porque solo los nacos defienden su derecho a gritos... es más: no vean al "macaco" si no quieren, escuchen a Evo. ¿Es solo cosa de modales, de modos, de modas, de forma?... yo creo que para caerle bien a la suegra, está bien, pero en política...

"En política, la forma es fondo"

... dijo Jesús Reryes Heroles, pero también dijo:

"Lo que resiste, apoya"


Y yo digo que: "En blog, todo post es catársis"
En fin... que sí me sulfuré.
... pero como dijo El Piporro: ¡Ay, me desogué!

Sigue el post como iba a aparecer originalmente:

Con aval del panismo, los españoles nos reconquistan

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo en su visita a México, en julio pasado: “Es muy difícil, recorriendo el mundo, encontrar un país donde los españoles seamos mejor recibidos que en México; donde haya más amabilidad por parte de la ciudadanía, de la población, de las autoridades, que en México. Y eso nos produce un elemento de profunda satisfacción”.

Y vaya que si son bien recibidos los españoles. Hace diez años el comercio entre México y España no pintaba gran cosa: apenas llegaba a los mil 500 millones de dólares –nada frente a los más de 100 mil millones de dólares del comercio bilateral con Estados Unidos–, y siempre con saldo positivo para México. Hoy España es la segunda fuente de Inversión Extranjera Directa para México, después de Estados Unidos. El comercio bilateral supera los 6 mil millones de dólares, aunque ahora con saldo deficitario para México.

Son muchas las razones de ello. Ha influido una abierta decisión del gobierno mexicano, desde el inicio de la administración de Vicente Fox, de abrirle las puertas a las compañías españolas. Bancos, libros, la telefónica, las empresas de energía, las hoteleras y las de servicios aeroportuarios –las inversiones más fuertes– han acudido al llamado y a las facilidades oficiales.

La invasión es avasallante: Centenares de empresas españolas ganan terreno en México debido a las enormes facilidades que los gobiernos panistas les han brindado en todos los sectores de la economía nacional.

Esta “reconquista española” o “nueva colonización”, como la califican ya sectores académicos y la prensa, muestra ya sus primeros signos: conculcación de derechos laborales de trabajadores mexicanos, destrucción de áreas naturales, ganancias de usura en servicios bancarios… Todo con el aval, hoy, del gobierno de Felipe Calderón, publica la edición 1628 de Proceso.

Y yo creo, que aquí han tenido mucho que ver los Legionarios de Cristo.

¿Adónde va México?

Y bien... ustedes perdonarán, pero quizá vaya a recurrir más en este tema, pero no deja de llamarme la atención. André Gunder Frank habla de que el lumpendesarrollismo se comienza a gestar en la Nueva España y continúa hasta la fecha como un proceso INTERNO de los países subdesarrollados, y que este proceso se encuentra sujeto al acoso constante de los capitales externos que quieren mantener su dinámica de saqueo. Que ahora España, muy monárquica, ande muy de cómplice con Estados Unidos para recontrolar a sus excolonias de la misma manera que Gran Bretaña, también muy monárquica, está de cómplice con Estados Unidos para lo mismo en medio oriente no deja de parecerme... gracioso. Es como si se quisieran restablecer virreinatos, pero esta vez la corona sería de tres cabezas: las ultraderechas de Estados Unidos, Gran Bretaña y España.

¡Ah, pinche México!
Debo amarte mucho para seguirte amando a pesar del asco que me das!

Lo bueno es que siempre se le puede echar la culpa a España.



:P


Addendum

Pues la prensa española está muy convencida que Mouriño es español.
Las negritas son mías.

Un madrileño dirige el Ministerio de Interior. www.elpais.com


Un madrileño dirigirá la lucha en México contra los poderosos carteles del narco. www.libertaddigital.com

Calderón pone a un madrileño al frente del Ministerio de Interior mexicano. www.europapress.es

Calderón pone a un madrileño al frente del Ministerio del Interior de México. www.lne.es

La que sigue es una entrevista en El Faro de Vigo, donde Mouriño suelta la frase:
Tenía 6 ó 7 años cuando nos fuimos a México D.F. para pasar luego a Campeche, donde terminé mis estudios tras licenciarme en Economía por la Universidad de Tampa, en Florida. En Campeche se desarrolló mi familia empresarialmente. No es que tenga la nacionalidad mexicana, es que me siento mexicano hasta la médula.

JUAN CAMILO MOURIÑO TERRAZO, Jefe de la Oficina de la Presidencia del Gobierno de México. www.farodevigo.es

El que se voló la barda fue el diario gallego El Confidencial:
¿Un presidente de México nacido en Madrid y seguidor del Celta de Vigo? www.elconfidencial.com


Pero el que me encantó fue el de El Mundo....

IMPULSARÁ LAS REFORMAS DEL GOBIERNO
Un gallego, ministro de Interior de México

JACOBO GARCÍA

MÉXICO.- Un hijo de gallegos, nacido en Madrid pero criado en México, es el nuevo Secretario de Gobernación (Interior) del país azteca.

¡Chale!

Tan fácil que es que muestre su acta de nacimiento y ya...




10.1.08

Tabasco, la luna y otros males...

Mírense este videíto para que se sigan amargando...
¡JUAR, JUAR, JUAR!

...soy cruel, soy cruel.



Cartón de Boligán, que es cubano... ¡que lo corran!

IBERDROLA, empresa española... bueno vasca, con eso que la Vascongada quiere su autonomía.
UNIÓN FENOSA, la dichosa empresa de la que Daniel Ortega se quejó cuando incomodó a su majestá...

Les recuerdo:



Y luego no quieren que se haga uno xenófobo... 'ngao!
Pero Ortega tiene razón, no es España...
¡Son lo' pelele'!

Algo me recuerda ésto... algo...
nah... un pinche deja vu.

"Crímenes son del tiempo y no de España", cierto: España no tuvo la culpa. Y lo dijo el poeta ultraespañol Manuel José Quintana tratando de exculpar a la Madre Patria de sus pequeños excesos durante la conquista. Y ya hablando con los españoles, sobre todo los que no se consideran tales, como los catalanes y vascos, y que además sean de línea antimonarquista, notarán que para ellos Rey y esa cosa que llaman "España" son algo así como que casi sinónimos... aunque no son los únicos. Já.


Y ahora sin Aristegui...
¿Quién vendrá a informarnos?

¡YO!



A ver, a ver, a ver... ¡pérense!

¿Otro?

El procurador de Jalisco estuvo en bacanal con menores de edad


¡'ngao!... salieron golosos éstos cabrones: no tienen llenadera.
Y ahora ni modo de pedirle al IFAI que nos dé datos...
ya lo están comenzando a privatizar.




Miren nada más...

Yo no sabía que Juan Camilo Mouriño, segundo en Los Pinos, era hijo de españoles, y que de hecho es español, naturalizado mexicano... a veces me da la impresión de que hay un empecinamiento por regresar a la época de los virreyes, y es un empecinameinto propiciado por nuestra misma "oligarquía criolla". ¡Jozú!



Si leen la nota recordarán al francés Joseph Marie Cordoba Montoya.
El asesor incómodo.


Hay en nuestros gobiernos un afán sistemático, es decir, que ya lo desempeñan por sistema, un afán sistemático por entregar todo a la oligarquía local y a la inversión extranjera. Sin independencia económica, no hay independencia política, decía Flores Magón. Y hoy en día la política está al servicio de la dependencia y lo más cabrón, al servicio de depender de quienes solo nos ven como puros consumidores, si bien nos va. ¿Y todo para qué? Para que un puñado de cabroncitos tengan su Hummer, vistan Hugo Boss y tengan su depa en París.

¡A'i la llevamos!

Me critican porque leo Proceso y La Jornada, dicen que "solo" leo esos dos periódicos... pues no, me aviento todos, incluído el Crónica, pero la verdad solo estos dos dicen cosas que me interesan y consternan, también Contralínea y la Red Voltaire. El resto de la prensa mexicana se dedica básicamente a mirar a otro lado más "amable" (frívolo diría yo), y de plano NADIE hace un análisis más allá del comentario editorial. Pero para que no digan, ahí les va una nota de Crónica.

Las fotos del recuerdo

Durante la Cumbre de Uruguay en el 2006.
Posteadas en este mismo blog.



9.1.08

Lo que vendrá...

Aristegui, la censura corporativa
Jenaro Villamil
Proceso

México, D.F., 8 de enero (apro).- Desde el sexenio pasado, la censura tomó argumentos peculiares para justificar los cierres de espacios informativos y de libertad de expresión. La censura contra Carmen Aristegui constituye el caso más ofensivo de este nuevo estilo que tomó carta de naturalización desde el Chiquihuitazo contra Canal 40: la censura corporativa, resultado de una plena identificación entre la tentación de control de la opinión pública por parte del gobierno y los grupos de poder ideológico, empresarial y político y el alto nivel de concentración en los medios electrónicos, el pegamento que explica la impunidad de estos casos.

Un simple repaso por los casos más recientes y emblemáticos nos da el perfil de esta censura corporativa:

1.- “Problemas entre particulares”, afirmaron las autoridades de las secretarías de Comunicaciones y Transportes y Gobernación cuando un comando armado de Televisión Azteca decidió suspender la señal de Canal 40, bajo el pretexto de una deuda de 25 millones de dólares que Javier Moreno Valle no le pagó a Ricardo Salinas Pliego.
“¿Y yo por qué?”, fue la famosa frase de Vicente Fox en enero de 2003 para deslindarse del asunto. La complicidad con Los Pinos era obvia: nadie sin el consentimiento de la fuerza pública llega a cortar la señal de una concesión de un medio electrónico, en franca violación a la Ley General de Vías de Comunicación.
Sorprende que ahora el periodista Ciro Gómez Leyva considere que el Chiquihuitazo no fue un caso de censura. El exconductor de lo que fue uno de los noticiarios más frescos y polémicos de la televisión, ahora se compró el argumento corporativo: fue un problema de deudas, no de cierre de espacios informativos. ¿Ya se olvidó del boicot publicitario de los Legionarios [Legionarios de Cristo] al Canal 40, de la incomodidad de Martha Sahagún con el noticiario, del boicot publicitario? ¿No fue censura que Televisión Azteca se apropiara a la mala de una concesión que no le pertenece?

Más sobre la Legión de Cristo [1][2]

2.-
“Boicot publicitario” acusó José Gutiérrez Vivó, el director y dueño de Monitor cuando interrumpió la señal de su emblemático noticiero radiofónico a mediados del año pasado. En entrevista con Proceso, Gutiérrez Vivó también rememoró una frase que provino del jefe de Comunicación Social de Felipe Calderón, Max Cortázar: “Se les dará publicidad cuando se porten bien”.
Algo similar ha justificado por décadas boicots publicitarios a medios incómodos para el poder como Proceso, Diario de Yucatán, La Jornada o El Norte. Lo singular en el caso de Gutiérrez Vivó fue la acción coordinada de los anunciantes privados y de la publicidad pública, para asfixiar a una estación.
Una y otra vez los efímeros defensores de la libertad de expresión justificaron la salida de Gutiérrez Vivó, argumentando el flanco débil de su caso: son problemas por deudas con Radio Centro, fue un “mal administrador” y, el gran pecado original de este sexenio: le dio “demasiado espacio” a Andrés Manuel López Obrador.

3.- Ahora, el espacio informativo conducido por Carmen Aristegui es cancelado bajo el eufemismo de un “nuevo modelo editorial” que Prisa y Televisa quieren imponer en W Radio y que no compagina con el periodismo que durante cinco años realizó Aristegui, respaldado con credibilidad y altos índices de audiencia.
La explicación de W Radio no deja lugar a dudas de que se trató no de una simple “incompatibilidad editorial”, sino de una incomodidad corporativa de la empresa frente a una periodista que supo hacer su trabajo y ganar un reconocimiento generalizado a su profesionalismo: “La decisión se enmarca dentro de un proceso de renovación, actualización y expansión en el que está inmersa la W, que se refleja también en otros cambios en la parrilla (sic), que hemos realizado en los últimos meses”.

Esos “cambios en la parrilla” [término traído del futbol americano] tuvieron un corolario bastante grave: eliminar el espacio más plural, de mayor rating y que convirtió a la W en un referente noticioso después de años de vivir en el letargo y la superficialidad mediática. Imaginemos la reacción de un periodista como Iñaki Gabilondo, quizá el más emblemático de los noticiarios radiofónicos de Grupo Prisa en España, con un razonamiento similar. ¿Sacrificaría el consorcio editor de El País a su periodista con mayor credibilidad para que respetara un “nuevo modelo de organización y trabajo” y sus “cambios en la parrilla”?.

Para nadie era un secreto la incomodidad y la molestia del gobierno de Calderón, de la jerarquía eclesiástica, de los propios corporativos mediáticos –en especial, de Televisa-- contra Carmen Aristegui. Era incómoda para el establishment porque todo buen periodista es incómodo cuando se dedica a informar lo que la censura quiere que no se ventile. Extraoficialmente, uno de los “pecados” de Aristegui fue haber entrevistado dos veces a López Obrador en un año. En otras palabras, no se unió a una pretensión de uniformidad informativa y de odio acrecentado contra “el peligro para México” que domina en los espacios radiofónicos y televisivos.
El grave problema para quienes buscan reducir la expulsión de Carmen Aristegui a un simple desacuerdo laboral, es que ella cuenta con un capital social enorme del cual carecen Televisa, Prisa y el gobierno de Calderón: la credibilidad. El otro problema es que, a diferencia de los casos de Canal 40 y de Gutiérrez Vivó, Aristegui no es empresaria, ni concesionaria ni tiene intereses corporativos que la vuelvan vulnerable a los pactos corporativos. Es la dueña del único capital que un periodista tiene para defenderse: su trayectoria, su profesionalismo y un carisma que ahora se demuestra en miles de cartas y de correos electrónicos de apoyo y en protesta por su salida.

Si imponerle el silencio a una periodista que sobrevivió a los intereses de estos tiburones mediáticos y a un gobierno incómodo con la crítica no es censura, entonces el cinismo se ha vuelto la moneda de cambio de estos malos tiempos para la libertad de expresión.

Aristegui: despido preventivo

Luis Linares Zapata
La Jornada

El programa radiofónico de Carmen Aristegui en la antigua XEW se colocó, por voluntad propia, en un sitio de obligado quiebre según la lógica del modelo de gobierno vigente. En ese punto coinciden tres diferentes conjuntos de voluminosos intereses y particulares visiones que forman parte integral del poder en México. Los tres contrarios no sólo a mucho de los contenidos, sino también a las orientaciones que la conductora imprimió en su actuación difusiva.
Por un lado, y como segmento primordial, está la actitud entreguista que abrazan con insólita fe y conveniencias el Presidente del oficialismo y sus grandes patronos. Las marcadas carencias de legitimidad de Calderón, aunadas a su pobre desempeño durante el pasado año, lo tornan por demás sensible a las diferentes opiniones, en especial aquéllas con amplia recepción entre el público. En otro de los vértices se apilan los sentires y los negocios del consorcio Televisa. Por experiencia acumulada se sabe que en esa empresa las antipatías para con todos aquellos que no le son fieles hasta la ignominia son argumentos cruciales para evaluar los futuros de personas y programas. Y, por último, la estrategia imperial de las empresas españolas y su gobierno para con los consumidores y usuarios de sus antiguas colonias en América. Una tripleta de masivos intereses frente a una sola mujer, por más que ésta haya mostrado la capacidad operativa suficiente (rating) para atraer, alrededor de sus enfoques, apertura y diversas voces, al amplio auditorio de ciudadanos que le respondió.

A Carmen, sin embargo, no se le despide únicamente por lo que ha hecho, sino, de manera primordial, por lo que podría representar en el próximo futuro, que ya se configura desde los centros decisorios de dentro y fuera del país. Y esto es lo interesante de un movimiento que bien puede ser llamado de acción preventiva empresarial.

El subrayado es cortesía de este blog.

En efecto, sobre la evaluación que se hace de su trayectoria pesan sus propias posturas, enfoques y agenda sobre espinosos temas. Todos ya bien examinados por distintos articulistas y actores de la vida pública. Muchos de los cuales, por no decir que todos ellos, incómodos para las derechas y distanciados de la línea oficial. En ese segmento ideológico y programático, crecientemente conservador y hasta reaccionario, Aristegui hizo muchos enemigos jurados y otros tantos celosos rivales que no podían menos que reaccionar en defensa de sus posiciones y de sus inocultables ambiciones. Al mismo tiempo, y por contraste necesario, se acercó a otro segmento del mercado radiofónico. Uno, muy vasto, que se ha dejado de lado por aquellos afiliados a la oficialidad: el del centro y la izquierda nacionales. Así se da esa confluencia, antes mencionada, que determinó su airosa y digna salida. El costo para con los autores de tan inicua medida preventiva es sustancial. Pero los intereses que se defienden por parte de esas tres fuerzas en movimiento es, también, inmenso: el petróleo y, más ampliamente, el control de los negocios con la energía de México.

La idea, avanzada por Ciro Gómez Leyva en uno de sus condensados artículos, de reducir el asunto a un diferendo entre una conductora y los burócratas que manejan la estación (W), es simplista, por decir lo menos. Si ése fuera el caso, los dos sujetos mencionados por la crítica ya hubieran tenido que dejar esa estación por el daño ocasionado a la imagen y objetivos de sus patrones. A Calderón por inducir su salida a través de su cuñado, aun cuando éste niegue su directa participación. A Televisa por cobrar venganzas indebidas y torpes.
Aristegui no asistió al descomunal acto de fuerza de los concesionarios frente al Senado y sostuvo posturas independientes y diferenciadas en cuanto a la ley de medios, dando cabida a disidentes para informar mejor a la ciudadanía. Y, sobre todo, ha afectado la imagen imperial que tanto las empresas españolas como su gobierno se van labrando y donde Prisa es factor primordial.
La actuación estelar de las empresas españolas en Latinoamérica es un fenómeno de reciente conformación. En Argentina, en Nicaragua, en Venezuela, en Bolivia y Ecuador han dejado una estela de abusos, atropellos y trampas inocultables. Baste recordar la inscripción, como de su propiedad, que Repsol hizo en la bolsa de valores de Nueva York de las reservas de gas bolivianas. Mucho del enfrentamiento entre el rey, Ortega y Chávez obedece a este tipo de fricciones en distintos renglones de negocios.
En realidad, Prisa y sus andanzas difusivas en estas regiones la han convertido no sólo en un agente de sus propios intereses (El País, Santillana), sino en un ariete de respaldo y promoción para la nueva colonización. Actividad que concretan numerosas empresas, en primer término las energéticas, campo donde han concentrado sus ambiciones, aunque no de manera exclusiva. Las telecomunicaciones y la banca son otras de ellas a cual más estratégicas para el futuro desarrollo del país receptor y ante el cual ejercen las debidas presiones, siempre aunadas al oficialismo en turno.
En todas estas actividades empresariales la buena disposición, la simpatía, los intereses cruzados y las complicidades con las autoridades son cruciales. De ahí que mantener relaciones fluidas y aceptadas por las mayorías se convierte en un objetivo trascendente. Varias empresas españolas han incursionado ya en el gas mexicano (Burgos) y otras esperan hacerlo ahora que la administración de Calderón (junto con el priísmo entreguista) abra oportunidades en las diversas áreas de Pemex hasta hoy reservadas para el Estado.
La penetración de los españoles en la Comisión Federal de Electricidad ya es abrumadora (recuérdese la causa eficiente de las inundaciones en Tabasco). Prisa no es ajena a toda la embestida que se dará para forzar la participación del capital privado en Pemex, sobre todo el internacional, donde los españoles, por sus propias e ingentes necesidades, ambicionan una tajada considerable del suculento pastel. Por eso en la XEW, y en el resto de Latinoamérica, han diseñado un ejercicio editorial sometido a sus designios y no permitirán que los conductores tengan independencia alguna. Los que sustituyan a Carmen sabrán a qué atenerse y la audiencia también.
Por eso sale Aristegui de la XEW. A la ya firme audiencia que tenía había que unirle lo que podría adicionarse si, con sus micrófonos abiertos, diera cabida a la inconformidad que sobrevendrá cuando se cambien las reglas constitucionales o se alteren leyes secundarias para la entrega de la joya productiva nacional. Un panorama tan difícil de digerir por el poder, que se opta por esa medida preventiva que, como todos esos experimentos represivos, tendrá sus inevitables consecuencias y, a pesar de todo, un final inesperado.