20.8.06

Crónica de castas XI

Carta a mmmi amigo...

Le pido a Pepe Quintero que lea mi blog (el post anterior) y me escribe en un mail:

Se llama lucha de clases, mi Clément.
Tampoco andamos tan atrasados.

Lo que pasa es que acá va aderezada de pensamiento mágico y
mentalidad barroca (como bien dices) pero se trata de una lucha entre pobres y ricos.



Y efectivamente, mi Pepe, es una lucha de clases en stricto sensu. Marx escribe en el Manifiesto Comunista:

La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de las luchas de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales; en una palabra: opresores y oprimidos se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, velada unas veces, y otras franca y abierta; lucha que terminó siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases beligerantes...

Y hasta acá vamos de acuerdo: lo que estamos viendo es la evolución una lucha de clases en forma, entre patricios y plebeyos, entre jodidos y jodedores. Entre "nacos" y "gente bien". De eso no queda la menor duda. Ahora los jodidos joden para que no los jodan y los jodedores dicen: ¡se joden!. Sigue el buen Charly Marx:

La moderna sociedad burguesa, que ha salido de entre las ruinas de la sociedad feudal...

Y aqui es donde está mi insistencia: en México NO se ha desarrollado una sociedad burguesa a pesar de los intentos de hacerlo desde el siglo XIX. Y no se ha hecho porque ni siquiera hemos salido de una sociedad feudal medieval inoculada durante la época colonial. El constante estribillo panista de que el Peje y el PRD representan la "ideología del odio", viene de la mano con esa idea de la "convivencia de repúblicas" de la Nueva España donde todos deberíamos convivir en paz, respetando el "marco institucional" que diosito impuso y que dice que el rico debe mantenerse rico y el pobre pobre, y ambos deben estar satisfechos con el lugar que diosito les asigna. Los trabajadores deben desoir de esos "alborotadores" que solo les andan "calentando la cabeza" con cosas de "luchas de clases" y no dejar de ir a misa. Muy feudalmente, a través de compadrazgos, los "nobles" nacionales rescatan con dinero de "La Corona" a las empresas que ellos mismos desfalcan, para que los nobles no pierdan su nicho, y se amañan los procesos de elección republicana para que ninguno de abajo acceda al poder, para que no se sienten a sus mesas, y mucho menos si tienen algún atisbo de que no servirán a sus intereses de "casta". Para que una sociedad de castas funciones, la movilidad social debe estar rota. Si perdió el Peje o no, en lo personal me es hasta intrascendente, el proceso fue amañando con el objetivo de que un "naco" no invada un territorio que ya se ha apropiado la "casta criolla" y que ya les había sido arrebatado por la "casta mestiza" del PRI en el siglo XX, y ahora la "casta criolla" no está dispuesta a regresarle lo "recuperado" a un "naco". El torcer la elección a favor de Calderón, independientemente de si ganó o no, es lo que se me hace el más profundo retroceso que hemos tenido en la historia reciente de México. Pero seguimos con el buen Charles:

"La moderna sociedad burguesa
, no ha abolido las contradicciones de clase. Unicamente ha sustituido las viejas clases, las viejas condiciones de opresión, las viejas formas de lucha por otras nuevas. Nuestra época, la época de la burguesía, se distingue, sin embargo, por haber simplificado las contradicciones de clase. Toda la sociedad va dividiéndose, cada vez más, en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases, que se enfrentan directamente: la burguesía y el proletariado"

Y aquí es donde yo diría que aunque nuestra sociedad aparenta ser moderna y burguesa, no lo es, y se mantienen las castas y una multitud de estratos intermedios y algunos son hasta vasos comunicantes: como la "casta divina" de los sacerdotes, que transitan en todos los estratos gracias al vehículo religioso [1] [2]. O como empresarios que incluso apoyan, y seguro hasta le filtran información al Peje.
Se supone, que en una sociedad "moderna y burguesa", un empresario tendría que ser enemigo de clase, y aquí los hay hasta aliados del bando que se supone contrario. En nuestra sociedad mexicana, no se han simplificado las contradicciones de clase, pero tampoco, como algunos que ya me han criticado mi choro me lo apuntan, tampoco se mantiene la sociedad de castas como tal, es impreciso decir que es una guerra entre mestizos y criollos cuando estas ideas conllevan un componente racial que se ha venido deslavando con el paso del tiempo. Es cierto que racialmente ya no somos tanto una sociedad de castas como en el siglo XVII, pero sicológicamente sí. Estamos divididos en una gran cantidad de grupos sociales, y aunque unos estén arriba y otros abajo, no siempre se comparten los mismos intereses en el mismo estrato. Acepto que es impreciso hablar de castas. Aunque de la misma manera que es impreciso hablar de izquierda y derecha, de hecho. Pero mientras hallo otro término me referiré a la "sociedad de castas".


¿Para dónde va todo este choro?, preguntarás sensatamente. Lo que quiero decir es que si contemplamos lo que sucede con una visión de "derecha e izquerda", "revoltosos y apegados a la ley", "burgueses y proletarios" solo se va a resbalar en una rebelión más, que será aplastada o se diluirá en la nada una vez más, sin generar ningún cambio benéfico al país. Lo que sería procedente es que se upgradeara nuestra sociedad a una "burguesa y moderna" con sus conflictos de clase ralentizados, con una democracia representativa y toda la vaina, pero buscar eso de a deveras, con una burguesía dirigente de a deveras, una pequeño burguesía gruesa y robusta y un mínimo de pobreza. Pero parece que eso NO va a ser. Si el actual Estado mexicano buscara una verdadera solución ante una natural y lógica crisis postelectoral frente a un -1% de diferencia, lo que procedería es:
  • Buscar acuerdo de obediencia en los resultados con los partidos y la Cámara.
  • Buscar acuerdo de civilidad.
  • Solicitud del Ejecutivo al IFE de realizar nuevo conteo a la vista de todos.
  • Ya con los acuerdos dados, poner al ejército en alerta hasta terminar el conteo y que todos estén de acuerdo.
Esto lo tendría que hacer el Ejecutivo, pero es lo que NO va a hacer, porque no quiere. Curiosamente el recuento no lo quiere ni Fox, ni el PAN, ni la gente que votó por Calderón (!)...

¿Será una conspiración de clase?



Bueno, ya me requetecolgué... Besitos.


3 comments:

KaozWolf said...

Ja ja no diga conspiraciones si no luego luego yo brinco, y pues eso a sido de siempre pero ahora solo el peje se gano la confianza de los nacos por ke el es naco, aunke muchos veo ke no y les siguen lavando el cerebro, recuerdo ke muchos estan hasta la chingada del peje por sus blokeos pero si se kieren cambiar las cosas creo ke tienen ke hacer sacrificios , ahora esperemos ke pase algo y no se acabe esa comezon ke tiene el pueblo...

anendorf said...

Nomás fijémonos quiénes están agrupados para imponer (es la palabra) a Calderón: El yunque, el Pan, La Presidencia, el consejo coordinador empresarial, televisa, tv azteca, periódico Reforma, los banqueros...

Jay_traveller said...

-o, si lo ves mas de lejos,anendorf, "las familias", las que han movido el dinero y el poder en mexico desde hace generaciones.
del otro lado estan los recien llegados, los "extranjeros" como slim...


-ahora, respecto al post, yo creo que si existe un prejuicio racial en la sociedad actual, y no solo viene por imposicion de "los de arriba", es decir, la mitad a la que le convendria, sino de los que salen mas raspados por esos prejuicios...
como ejemplo, no han notado que siempre chulean mas a un recien nacido si esta "güerito"? no importa el color de quien lo diga.
lo mismo los criterios policiacos para parar a alguien, aplica la misma regla que con los negros en EU.
y tambien hay un techo de cristal basado en el color en la politica, los medios y el mundo laboral, pero eso ya es muy obvio.


y, kaozwolf, esa "comezon (ciega)" de la que hablas solo sirve para darle soldados al primer gandalla que los reclame para su causa.