24.8.06

Crónica de castas XIV

Desearía que el protestantismo se mexicanizara conquistando a los indios:
éstos necesitan una religión que los obligue a leer y no los obligue a gastar sus ahorros en cirios para santos.
Benito Juárez


¡El pueblo, unido, jamás será vencido!
¡Burgueses, tragones, por-e so-están panzones!

¿De veras estarán panzones por eso los burgueses?, ¿de veras están panzones?
Yo no los veo tan gordos, y quizá haya dos tres que sí lo estén, como hay proletarios panzones y garnacheros. Pero generalmente los veo muy preocupados de su salud, van al gimnasio con regularidad, llevan dietas frugales y pagan médico de cabecera. Creo que las clases bajas fijan su idea de lo que es un miembro de las clases altas en base a ciertos prejuicios con respecto al trabajo y que tienen que ver con ideas forjadas en la sociedad barroca.

-¡Buenos días, Doña Socorrito! ¿Trabajando?
-Pos no hay de otra.

La pregunta que me hago es: ¿hay de otra?... parece que sí hay de otras, porque el Licenciado se la pasa muy campechana, llega tarde: "Claro, es que es jefe", cuchichean los subalternos dando ya, de hecho, que los "jefes" llegan tarde. Aunque fuera de las burocracias tanto públicas como privadas, haya lugares donde el jefe, sea el primero que llega y el último que se va: si es el propietario será un "matado", si es empleado será un "pendejo". La arraigada idea de que el "jefe" es un abusivo que tira la hueva a costa de los demás es una idea sumamente arraigada, con una mentalidad así no nos extrañe que las madres mexicanas críen déspotas la darles una "educación de líder". Todos teorizan sobre la manera en que el burgués emergió como una clase social alterna a la nobleza desde el fin de la Edad Media. El resentimiento, y en general la ignorancia, con que abordamos la historia quizá nos haga pasar por alto que si esta clase emergió y evolucionó no lo hizo solo parasitando de la nobleza y explotando a la proletariez, que sí lo hizo, pero no fue lo único. Para que esta bisagra hubiera sido posible hizo falta mucho trabajo, y más aún, una reconcepción de la idea de trabajo que se tenía desde la Edad Media.

Hace unos años Juan Pablo II, en un sermoncito de esos de domingo, invitaba a la feligresía a reflexionar por qué los países ricos eran ricos y por qué los católicos eran pobres. ¡Pinche ruquito! Ignorante no era sabiendo que sus interlocutores no harían nada más que ver la tele y escucharle sin reflexionar nada, se atrevió hacer gala de tal desplante de "autocrítica", pero la verdad es que ya hacía casi 100 años ya alguien mas capacitado había reflexionado al respecto... y seguramente Don Karol ya lo había leído.

En 1905, Max Weber ya había escrito La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Es un libro que me impresionó, y que me movió durísimo el tapete, quien quiera bajarlo online, está aquí. Aunque recomiendo la edición de Alianza Editorial, su prólogo simplifica mucho la lectura ya cuando entra uno a Weber ya resulta menos denso.

Así como los proletarios tuvieron en Marx a su Moisés que los liberaría del esclavismo al que estaban sometidos por el capitalismo, los burgueses, los capitalistas modernos, ya habían tenido su Moisés en Martín Lutero, aquel que protestó contra la Iglesia y al que nuestro Fray Gerónimo de Mendieta acusa de "maldito". Cuando Lutero protesta, los prmeros en seguirlo son los burgueses, a quienes se les hizo muy atractiva la propuesta del alemán que consistía en deshacerse de la burocracia clerical, que también cobraba. Mas tarde se agregarían otros teóricos a la protesta que acabarían aportando ideas más radicales como sacralizar el trabajo, exaltar la austeridad y la rectitud de vida, pero sobre todo: quitarle lo pecaminoso a la idea de enriquecerse. Si observamos la idea de "elegancia" y "la clase" que tienen los europeos y que tanto buscan imitar los gringos y los sectores mas ilustrados de nuestras clases ricas locales, podemos sobservar que esa simplicidad de elementos, el amor por los colores "serios", los cuerpos delgados producto de combatir con denuedo la gula y la pereza, los gadgets y accesorios discretos, pero que reflejen riqueza y distinción son producto del pensamiento protestante... ¡Ah, "el discreto encanto de la burguesía"!

De estos conceptos burgueses y protestantes viene todo ese rollo de calificar lo ruidoso, estridente, visceral, poco controlado, como cosa de "mal gusto", como de "nacos". En el siglo XVII, la Iglesia responde a esta moral burguesa y protestante con el barroco, para que la clientela no se le siga yendo de las iglesias habría que ponerle más candela al asunto y se potenció este estallido de formas y efectos que ya se venía fraguando desde el renacimiento. La Iglesia (léase España, recordemos que en esa época Roma era territorio español), en Europa acaba enfrascándose en guerras que le hacen perder poco a poco su territorio, sus problemas administrativos, políticos y financieros no encontraron respuesta en la sociedad barroca... ¡ah, pero qué literatos! En cambio los protestantes, metidos a las finanzas, el comercio, y con una moral mas rígida que los católicos, desarrollaron sistemas administrativos y políticos mas eficientes.

España contra las cuerdas, no podía (ni quería) restructurar su sociedad para hacer la competencia, y se dedicó a saquear el oro y la plata de las Indias para financiar la guerra. Para esto, la "paz social" en la Nueva España ya desde entonces llenaba el hocico de los políticos, porque la sociedad de castas permitía eso: mantener a la sociedad dividida en estratos sociales inamovibles con privilegios específicos. Sin guerras importantes qué afrontar, con los españoles y criollos mangoneando a una población conforme, autorreprimida, o simplemente incapaz de hacer contrapeso, y con todo por descubrir, la España iba sola. Es en la Nueva España donde el ideal barroco se explaya, en ninguna parte del mundo existe una traza urbana del siglo XVII tan limpia como las de Puebla, Morelia, o la de la misma ciudad de México. Es el único lugar del mundo donde se intenta un laboratorio social como el que vasco de Quiroga intenta en el Lago de Pátzcuaro tratando de hacer realidad la Utopía de Tomás Moro... pero todo muy muy lejos de algún precepto burgués moderno y mucho menos protestante. A lo más que llegaban era a ser como aquellos primeros brugueses de los burgos medievales, comerciantes discretos, y cuando podían comprar tierra, casi caciques en busca de nobleza, meros nuevos ricos.

Y así, mientras las sociedades burguesas protestantes se prepararon para hacer sociedades modernas, colonizadoras, expansivas, con avance tecnológico y científico que le partiera la madre a la naturaleza en aras del progreso. Nosotros, barrocos católicos, nos preparábamos para quedarnos donde estamos, con sociedades semimedievales, pasivas, sin avance ni movilidad social y dedicadas a despilfarrar la naturaleza en aras de que todo cambie, para que no cambie nada. No digo que no haya habido intentos por cambiar las cosas... pero... como que no hemos avanzado mucho.

¡Primero muertos que sencillos!

.


La sociedad de castas era una sociedad dividida en estratos y grupos sociales inamovibles con privilegios específicos, e incluso algunos grupos mantenían su forma de gobierno alterna.

¿No se parece ésto a lo que ya hay?

¿Por qué los banqueros y Jumex no van a pagar impuestos mientras la clase media sí?
¿Por qué aventarle la PFP a Atenco y no a Oaxaca?
¿De qué privilegios gozan los taxis panteras con respecto a los demás?
¿Por qué si 8 funcionarios del Poder Ejecutivo tienen desacato a algún Juez, incluído el Presidente de la República, solo se procede contra uno?
¿Por qué no se puede intervenir Tepito aunque se sepa dónde están y quiénes son los narcos que viven ahí?
¿Por qué Tepito funciona como un municipio libre autónomo igual que Los Caracoles zapatistas?
¿Por qué los zapatistas están cercados por el ejército y el EPR no?
¿Por qué los indios deben tener leyes distintas al resto de la población?
¿Por qué los ricos tienen distinto trato que el resto de la población?
¿Por qué el resto de la población permite, y hasta estimula, una idea tan segregadora como el V.I.P.?

¿No dice la Constitución que todos son iguales?
¿No parecería que cada grupo tiene sus leyes no escritas para cada quién?
Criollo: estas son tus obligaciones y derechos.
Mestizo: estas son tus obligaciones y derechos.
Mulato: estas son tus obligaciones y derechos.
Negro: estas son tus obligaciones y derechos.
Indio: estas son tus obligaciones y derechos.

Los embates liberales por hacer una república de la sociedad de castas solo lograron camuflar la sociedad de castas en una sociedad de clases, pero no cambiaron su funcionamiento íntimo. Hay un Estado, una Constitución, Instituciones... ¡hay hasta elecciones!... pero al final hay un gobierno verticalista donde un grupo se garantiza el derecho de mover (no le llamaría "dirigir") al resto del cuerpo social: repartiendo prebendas y privilegios, o asignando castigos y controles. Igual que en la Nueva España. Y al parecer, en el fondo, el resto del cuerpo social está de acuerdo y juega a mantener el statu quo. Son tan barrocos los panistas como los pejistas, ambos se mueven en la misma mecánica de la sociedad de castas, privilegiando a sus respectivas subcastas, solo que ingenuamente los pejistas pensaban que podían acceder al poder a través de los mecanismos de la "democracia moderna", pero pecaron de ingenuos: la república moderna en México es solo un trampantojo, para modificar ello hay que modificar algo más que el sistema político. No suena fácil, porque no se trata solo de cambiar el repartimiento de la riqueza o cambiar la estafeta, hay que modificar la manera de pensar desde el que está mas arriba, hasta el que esté más abajo. Pero para ser sincero, me pregunto: ¿Querrá cambiar esta cosa que llamamos México? ¿hacer a un lado sus creencias, modificar sus conductas, cambiar su visión del mundo?

Trampantojo de Diego Rivera en el Curie High en San Francisco.


6 comments:

Luis said...

Jajaja, el video de la María Isabel... creo que no tienes que darte de alta en YouTube. A la derecha del video hay una casilla que dice "embed", nada más copias ese código y lo pegas en el texto de tu blog (especificando que estás usando HTML.)

Y mira, justo ayer estaba mencionando que aquí se tiene mucho la mentalidad esa de "a güevo, m'ijo, usted es el más chingón de su equipo" y eso, además de crear líderes déspotas, también crea subalternos muy, muy amargados.

Edgar Clement said...

Ya... lo que pasa es que se pasma la mamada... nunca me da el refresh...

Y en cuanto a lo otro...
Una vez platicando en Monterrey con una de estas "chicas Tec", ella comentaba en la mesa: "Es que [los hijos de una amiga] son educados desde niños para ser líderes, dar tantas órdenes a la servidumbre, los educa para dirigir"... entonces brinqué, le dije, en el mas puro estilo nacazo de Neza (que es lo que soy), le dije: "No, mi amor: no los están educando para dirigir, los están haciendo mandones, que es distinto: dar órdenes es una cosa. Estar plenamente consciente de la DIRECCIÓN que llevarán esas órdenes, es otra".

En México no tenemos una clase dirigente, tenemos una clase mandona, pero nuestra flñamante clase media, que compra todo lo que venga en caja idiota, cree que porque los comerciales del Tec dicen que fotjan líderes, ya es tan cierto como que los Corn Flakes tienen 5 vitaminas y hierro...

¿Con nuestra PROFECO?
¡Por Dios!

Edgar Clement said...

¡Ya estuvo, mi Sope!
¡Double thanx!

:P

KaozWolf said...

CHingao, creo ke la única forma de acabar con los burgueses, es prenderles fuego incitar al pueblo que son malos para Dios así tipo brujas sería bueno, esparcir el rumor y tal vez algún día los comiencen a quemar, hay que nuestros recursos del pueblo la gran ignorancia que me uno a ella tal vez yo quedaría creyendo que si son brujas.

Saludos Sr. Clement como va con la malinche?

Marcela said...

orale....si que la traes contra los del tec, yo estudié en el tec y no todas pensamos igual, habemos algunas que caimos aqui por tener una oportunidad pero no con las ideas de las niñas nice que las educan para casarse con alguien igual de nice y vivir la vida felices, que dejame decirte que para nada es así....no generalices....

Edgar Clement said...

Ya sé que no todas las que estudian en el Tec son así.
Por eso entrecomillé, Marcelita.