4.3.07

El nacionalismo burgués

El Cardenismo
o
el nacionalismo burgués mexicano


André Gunder Frank llama nacionalismo burgués a la etapa de desarrollo industrial que se da en América Latina en los periodos en que las metrópolis estaban enfrascadas en las dos primeras guerras mundiales y su entreguerra, de 1914 a 1945.

¡Ah, eso de las metropolis!
AGF llama metrópoli a la economía desarrollada, y periferia a la economía dependiente de la metrópoli.
Así, Europa y Estados Unidos conforman las metrópolis y América Latina las periferias.
En términos de cultura popular me parece gracioso por aquello de la Ciudad Metrópolis y la Metrópolis de Fritz Lang y que ambas estén isnpiradas en NY, que contiene a Wall Street, paradigma de las bases financieras mundiales.

Y cardenismo se le llama a la corriente ideológica que acuñara el General Lázaro Cárdenas del Río, que gobernó como Presidente de la República mexicana del 34 al 40, y se la siguió al siguiente sexenio como Secretario de Defensa de Ávila Camacho...

Bueno, ya... ¡dejemos de andar pendejeando!

Sigamos con el cardenismo...

Si bien el período cardenista se caracterizó por su simpatía con la izquierda y con los movimientos antifascistas tan en boga en la época, habría que analizar los hechos bajo alguna perspectiva distinta para ver si en efecto estábamos ante un gobierno de izquierdas, o como señala AGF, ante un gobierno burgués de corte nacionalista. De ser así, ha sido la primera vez que nuestra clase dominante, lumpenburguesa, se comportó como burguesía, dando pasos que desde la conquista, esta cosa que llamamos México no había dado.

El primer factor que propició este desarrollo nacionalista fue, precisamente, que los Estados Unidos y Europa estuvieran enfrascados, primero en la Primera Guerra Mundial, luego en la Gran Depresión, y posteriormente en la Segunda Guerra Mundial. Una de los emblemas del cardenismo es precisamente la expropiación petrolera, y siempre que hay pedos con los arranques intervencionistas gringos salen a relucir las banderitas con PEMEX como una de ellas. Tanto estamos refunfuñando de la intervención gringa que olvidamos una cosa, cuando se expropió el petróleo se le quitó a los ingleses, quienes para 1938 ya estaban dándose de putazos con los alemanes y no podían administrar sus intereses en ultramar. Una de las cosas que los historiadores omiten, es que Lázaro Cárdenas expropió el petróleo básicamente porque las constantes huelgas de los petroleros estaban haciendo de aquello un foco de ingobernabilidad, y si no lo paraba a tiempo aquello iba a ser un polvorín. Con todo el dolor del corazón inglés, Lázaro expropia el petróleo, crea PEMEX y de paso copta al Sindicato petrolero convirtiéndolo en una élite obrera dócil a punta de recibir los sueldos más altos del país y que por eso ahora es la mafia que es. Crea las refinerías, pero también establece contratos de venta de crudo con los gringos a precios bastante aceptables, pues ya los gringos veían como inminente su entrada en la guerra y necesitaban aumentar sus reservas y tener petróleo para refinar y venderlo a los aliados.

Y todos felices.

En nuestro consabido deporte nacional de endiosar o satanizar a los protagonistas de la Historia, olvidamos que Lázaro Cárdenas actuaba en consecuencia con un proyecto nacionalista burgués que se había estado gestando desde el Gobierno de mi General Plutarco Elías Calles, al que le gustaba aquello de andar haciendo empresa ¿verdad?, y para ello se dedicó a matar indios yaquis para poder tener una bonita exportadora garbancera. Todo un creyente del "libre -yo diría 'salvaje'- mercado" entendió que la Iglesia no debía meterse en los asuntos del gobierno, y que ya había que asumir las reformas juaristas en todo, y encaró la Guerra Cristera. Calles no era ateo, su familia seguía yendo a misa y él no tenía pedo con ello, solo que era laico, lo único que buscaba era un Estado moderno y burgués, sin injerencia del clero en las decisiones económicas.

Lázaro Cárdenas era parte de un proyecto nacionalista e industrializador, pero no lo notamos porque somos bien ignorantotes de nuestra Historia y pasamos por alto otros detallitos, como que la expropiación eléctrica se hizo a través de una estrategia de compra de propiedades que inicia con Abelardo Rodríguez, el Presidente previo a Lázaro Cárdenas y termina con Adolfo López Mateos en 1960. Lazaro se encargó, con la misma estrategia que usó para PEMEX, de crear el Sindicato de Electricistas. En estos períodos también se expropian las siderúrgicas, las papeleras, las etcéteras y más etcéteras...

En realidad, esta estrategia nacionalizadora es parte de un proyecto burgués de control de las industrias estratégicas para resguardarlas de los desgastes a los que estaban sometidas las metrópolis en guerra. Es en esta primera mitad del siglo XX, con las potencias en guerra, que México empieza a desarrollar un modelo burgués, industrializador y autónomo como nunca antes se había desarrollado.

¡Y no solo México!
¡En toda América Latina!
En Argentina lo hizo Domingo Perón, en Brasil Getulio Vargas, y así, toda América Latina cantó la ranchera-rumba-tango del nacionalismo burgués mientras Johnny se fue a la guerra.

¡Sí, sí... ya sé que también fuimos a la guerra,
¡pero no mamen! ¡a la guerra se va con tecnología, con industria!...
ni que el Escuadrón 201 representara nuestra "industria de guerra"...
¡ni los uniformes hicimos nosotros!


Es bien interesante, cuando termina la Segunda Guerra Mundial en 1945 con la rendición de Japón, Estados Unidos ya desde se acuerda que tiene colonias y en seguida retoma el mando, y arranca con una de las herramientas que mejor desarrolló en la guerra: la propaganda. En 1945 aparecen Los Tres Caballeros, y en 1946 es nominada a 4 óscares, no ganó ninguno, quizá no era tan buena propaganda.

¡Sí, sí, ya sé que me oí como Irene Herner!
Pero pos se me hacen muchas coincidencias...

1 comment:

Jay_traveller said...

nombre, no le tengas miedo a tu gorrito de alupak, vuélvelo parte de ti!

y pues si... para ser nacionalistas requerían desarrollar la industria nacional, pero se les perdió el rumbo desde los 60