23.3.07

Para acabar con la lumpenmonserga...

Gullermo del Toro, por Pepe Quintero.

Leía una entrevista que le hicieron a Guillermo Del Toro en La Jornada. Más allá de que me sorprendió encontrarme a un Del Toro no tan frívolo como le concebía, creo que ha sido un buen momento para pasarle los micrófonos. Tiene la boca llena de su razón, y aunque ya les puse el link a la entrevista, les transcribo algunas partes que me parecen notables y las comento.

LJ: ¿Por qué importa el arte?

GDT:Hay una anécdota que estoy seguro que destrozaré recontándola, pero se dice que al final de la Segunda Guerra Mundial, hablaron con (Winston) Churchill y le dijeron, "tenemos poquísimo dinero, entonces hay que concentrarnos en comida, casas, hospitales, educación, y hay que dejar lo más superfluo fuera", y lo primero que le propusieron recortar fue la cultura. Él dijo, "no la podemos tocar, porque si no tenemos cultura, ¿entonces por qué luchamos?
El arte y la cultura suenan como términos de revista dominical de periódico, pero realmente son lo que sostiene una identidad.
Y, cuando existe un vacío de identidad en cualquier país, éste es suplantado por modelos que salen en la tele, en las películas que vienen de fuera, modelos generados por un vacío, no por el propio lenguaje del pueblo que lo articula. Entonces, para mí es una necesidad de primer orden.

LJ: ¿El cine debe salir del TLCAN?

GDT: Hay que sacar las industrias culturales del tratado. Hay que defenderlas. Hay que protegerlas. Punto. No puede estar a discusión, cierto, pero es la solución, eso y otras dos cosas: una -lamentablemente o no-, en un esquema capitalista, aún protegidas, son industrias que tienen que ser rentables. Hace poco alguien me hablaba de una película mexicana que le había parecido horrorosa y que le asustaba, pero que había recaudado no sé cuántos millones de dólares. Y le dije, desde ese momento ya no te debe asustar, aunque fuera la película ideológicamente más aterradora y sea la más popular, esos son datos demográficos. El dato industrial es importantísimo.

Voilá !
Ahí lo tenemos, un espíritu burgués.

No bromeo ni doy bandazos a la derecha cuando digo que no nos caería mal primero una revolución burguesa, no el lumpendesarrollismo que ahora padecemos a manos de nuestra lumpenburguesía, la clase obrera no logrará nada tomando los "medios de producción" porque en este lugar no se produce nada: una ensambladora de la Chrysler es solo cascajo vacío porque los carros no se producen ahí, solo se ensamblan, lo que entra y lo que sale no depende de este lugar ni de esta sociedad sino del mercado internacional, bastaría con que se cierren algunas llaves a miles de kilómetros de distancia para que la planta productiva más grande que poseemos se convierta en sólo basura. Gunder Frank también anota que "el sector industrial total ya no constituye un factor dirigente dinámico en la economía latinoamericana"... ni qué hablar de la industria del cine, y al paso que vamos vayamonos despidiendo de PEMEX y la CFE... Telmex era nuestro, sí, nuestro... ¿se acuerdan de aquellos papelitos azules que eran acciones en manos de los usuarios y que cuando le vendieron Telmex a Slim se hicieron campañas para comprarle a la gente sus papelitos azules en las tiendas Telmex?, bueno, pues ahora no son nuestros esos papelitos azules, los tiene el tercer hombre más rico del mundo. Si bien la etapa de nacionalismo burgués significó un avance social notable, no fue lo suficiente para cambiar el pensamiento de nuestras clases dirigentes, no se llegó a la revolución burguesa que nos convertiría en un país de derechas, pero con un modelo desarrollista, con democracia representativa y quizá hasta con un proyecto de país occidental y con alguna búsqueda identitaria como en el País Vasco o la Catalunya. Nada de eso, nos quedamos en el modelo colonial que dió nacimiento a la lumpenburguesía que nos dirige actualmente. La voz de Guillermo Del Toro es sensata, pero dudo que logre algo más allá que una política barroca, se les privilegiará en algo a estos "tres amigos" para que hagan algo que de lustre a nuestra clase dirigente y sus logros serán para una vez más, fingir una apoteósis donde solo hay un cielo raso, hacer creer que hay industria de cine, donde solo hay la catástrofe y el saqueo.

"Cuando las cosas van muy mal, el escepticismo suplanta la inteligencia y el optimismo parece ser estupidez disfrazada. En un país como México, cuando alguien es escéptico, automáticamente gana puntos de inteligencia, sin que necesariamente detrás de ese escepticismo haya nada más profundo que en el optimismo más banal... Si he de ser pendejo por ser optimista o por ser escéptico, prefiero serlo por optimista, porque si no..."


...dice Guillermo Del Toro...
¡Chíngale, lo sentí como pedrada!
ya ya... prometo optimismo.

Y otra frase de oro del mismo Guilermo Del Toro, brillante ejemplar de la fuga de talentos:

Hay un punto en que el esclavo, si le agarra cariño a las cadenas, y no cree que algún día les va a partir la madre y las va a romper, se queda esclavo toda su pinche vida.

¿Y saben qué es lo más triste? La clase social que tiene a la mano los recursos necesarios, nuestra clase media, nuestra pequeñoburguesía, poco a poco comienza a desdibujar sus aristas nacionalistas y se va transformando en una pequeño-lumpenburguesía. Anteriormente lo que chocaba de la clase media era su propensión al conservadurismo, ahora esa propensión va acompañada de una absoluta inconciencia de clase, y a veces no solo son de una ceguera casi agobiante sino que hasta llegan a militar en esta caravana hacia el lumpendesarrollo defendiéndola hasta con las almorranas, si es posible. Pepe Quintero ha bautizado esta actitud con un nombre muy bonito:

El Complejo de Cypher

complejo.
6. m. Psicol. Conjunto de ideas, emociones y tendencias generalmente reprimidas y asociadas a experiencias del sujeto, que perturban su comportamiento.

complejo de Cypher.
1. Conjunto de ideas, emociones y tendencias asociadas a experiencias del sujeto y que lo llevan a negar la realidad de su papel como elemento pasivo en una economía de capitalismo salvaje; esta perturbación del comportamiento lleva al sujeto a creer firmemente que puede vivir en el entorno descrito por la publicidad y las publicaciones aspiracionales.

Ya había otra definición, pero al Pepe le parecía insuficiente:

arribista.
(Del fr. arriviste).
1. com. Persona que progresa en la vida por medios rápidos y sin escrúpulos.

Y es que pensábamos que a diferencia del arribista, que es un cínico, quien padece el complejo de Cypher niega la realidad, ya sea por ignorancia o como un mecanismo intelectual para justificar un status definido por su capacidad de consumo.

En The Matrix, Cypher sabe de la "realidad" y sabe que la Matrix es ficticia, y sin embargo busca desesperadamente incorporarse a ella... ese no es el problema, después de ver la vida de un "terrorista"...

Entre paréntesis:
¿Se acuerdan que en The Matrix, en la primera cinta, Morpheus y Trinity eran buscados por terrorismo? Después del 11S, en Matrix reloaded y Matrix revolutions la alusión despareció.

Y Neo no solo dejó de ser un Superterrorista, sino que hasta a cura se metió.
No se volvió a atentar contra ningún guardia, ni policía, ni ninguna figura que representara autoridad. ¡Qué chistosos son los gringos!

Al final la conclusión es que al sistema no se le puede cambiar. Cuando mucho se le puede resetear.

Todos podemos estar de acuerdo con que es más chido vivir sin ideales pero jamándose un suculento y jugoso corte y degustando un buen vinito, ese, repito, no es el problema. El problema es cuando esta búsqueda por incorporarse a esta otra "realidad" empuja al que lo desea a una carrera que puede llevar a la negación del entorno, y a la negación de los tejidos sociales de los que se busca huir, incluídas las estructuras morales, esta negación puede llevar a un individualismo inescrupuloso que defienda los intereses de las clases superiores, y en el extremo caso: al homicidio... sea éste simbólico o no.

¿Que exagero? En los cursos de management que los corporativos proveen a sus empleados se les plantean en tono entre lúdico y como que no quiere la cosa, situaciones donde la mejor opción ética consiste sacrificar al compañero de trabajo antes que comprometer al corporativo al que se pertenece. Ya en términos mas amplios, este corporativo puede ser político, comercial o hasta de clan. Basta emborracharlos un poco, escuchar sus charlas para entrever que traicionar al de junto, intrigar, manipular, joder al prójimo en un ambiente de competitividad superlativa es visto como cosa natural. Cuando esta gente extrapola su lógica al entorno social, pues... la siquiatría del siglo XX llama a esto psicosis, pero para la gente de Recursos Humanos eso es un perfil óptimo.Una sociedad que fractura su movilidad social solo da oportunidad de ascenso social a través de incorporar a individuos aislados con la promesa de los privilegios que preconizan los mass media. Y para que esta promesa rinda frutos se requiere de individualistas ajenos a la idea de que forman parte de un tejido social más extenso. El elemento que puede llevar a la gente a pelear a muerte por mantenerse en un statu quo de ese tipo se llama dinero, en una mentalidad donde el dinero ya dejó de ser un medio, para convertirse en un fin.

"Advertising has us chasing cars and clothes, working jobs we hate so we can buy shit we don't need"

Tyler Durden.

Una vez platicando con uno de estos chavales que trabajan en corporativos me quedaba boquiabierto con el lavado cerebral al que han sido sometidos, pero aún más boquiabierto ante su verdadera militancia con un sistema que lo absorbe a cambio de... ¿status?... él juraba y perjuraba que vivía en el Primer Mundo. Desde luego lo primero que quise saber es qué entendía por "Primer Mundo", y su idea era tener capacidad de acceso a una lista de bienes de consumo: disfrutar el mismo concierto que se puede disfrutar en París, manejar el mismo auto que puede llevar un neoyorkino, oir la misma música que se puede oír en Tokyo, en un iPod, of course, y se asombraba de sí mismo porque esa misma tarde, en un embotellamiento perdió el control y se puso a maldecir como lo hubiera hecho un verdadero londinense, imagino que gritaría "bloody country, I hate you !"... chingao... ¿qué pensar? Por dentro solo pensaba que ojalá un día le atraquen su yipeta y se enfrente a nuestros MP de "Primer Mundo"... ¡qué jodido me veo, deseándole el mal a alguien!... como sea no serviría de nada que eso le sucediera, no reflexionaría nada, antes abandonaría el país que reconsiderar su constructo intelectual. Al final sanjaba la charla con: Ni yo te voy a cambiar tu manera de pensar ni tú la mía. Su idea de conciencia social se limitaba a saber que pertenece al 3% de la población mundial privilegiada que tiene acceso a la tecnología, mientras el otro 97% vive en la pobreza y que era justo reconocer que se era parte del mal.

Los individuos que contraen el sentimiento de inferioridad adquieren una sicología muy especial, de rasgos inconfundibles. Todas sus actitudes tienden a darle una ilusión de una superioridad que para los demás no existe. Inconscientemente substituye su ser auténtico por el de un personaje ficticio, que representa en la vida, creyéndolo real. Vive, pues, una mentira, pero solo a ese precio puede librar su conciencia de la penosa idea de su inferioridad.
Samuel Ramos; El perfil del hombre y la cultura en México; 1934.


"Ignorance is bliss"

Cypher.


El término lumpenproletariat fue acuñado por Karl Marx, el RAE lo define como

lumpemproletariado.
(Del al. Lumpenproletariat).
1. m. Capa social más baja y sin conciencia de clase.

Por extensión ya se habla del lumpen como el carente de conciencia de clase... el ignorante y/o gandalla, pues.

Lumpenproletario, lumpenburgués...
¿pequeño lumpenburgués?



¡Bueno, qué debraye!
Mejor ya con esta me despido, este su lumpensote le sigue con otro librito que ando releyendo:
México Profundo, de Guillermo Bonfil Batalla.




3 comments:

Ijon Tichy said...

Hiper requete contra pocamadre, deberías de escribir un libro con todo este material ( o una novela gráfica).

Me cae que pa la semana santa voy a dejar plantado al wii de mi carnalito y me voy a dedicar a leer los libros que recomiendas.

PD: novela gráfica: comicote en tomos de mas de 90 páginas, que al final no dice "continuará ..." y que cuesta una lana.

Edgar Clement said...

La idea es hacer un libro... el blog es solo algo así como el receptáculo de los apuntes.

Perravida said...

Oye con lo que dice Del Toro, que el esclavo se acostumbra a sus cadenas tiene harta razon. Etienne de la Boitie tiene un libro super chingón sobre esta idea se llama El contrauno o discurso de la servidumbre voluntaria, y en el trata de explicar porque los hombres no se liberan y prefieren la protección y la seguridad de vivir bajo el yugo de uno solo.

"las propias aves en su jaula lloran y el buey gime bajo la yunta" E.B