10.8.08

El café de Carlos

Pero desde luego, no solo de alcohol vive el vago...
también de cafeína.

En la calle de Orizaba, en la colonia Roma, casi esquina con Álvaro Obregón, justito enfrente de La Bella Italia, está el Café de Carlo. Nunca entendí por qué Carlos se empeñó en ponerle a su cafetería nombre de peluquería, pero cada quien sus ideas. Los clientes más viejos le llamamos "el café de Carlos". Inicialmente no estaba allí, sino a unas cuadras en la misma calle de Orizaba.

¡Ah, ésto del Google Earth está chidito!
No le había encontrado uso, ya se lo hallé.

La calle de Orizaba cuenta con especiales recuerdos, en esa calle vivió William Burroughs y estaban las oficinas de el Gallito Comics, y al café de Carlos íbamos a cafetear el maese Víctor del Real cuando no íbamos al Café de Gabi's... ¿por qué les ponen esos nombres? Me acuerdo que dos días después de que mataron a Colosio caminábamos el Vic y yo al café de Carlos y ahí, en la Plaza Río de Janeiro especulábamos sobre lo que sucedía en el país, de esa charla salió buena parte del argumento de Operación Bolívar. En al café de Carlos acabamos de amarrar nuestras deschavetadas conjeturas, que ahora veo, no eran tan deschavetadas. En ese tiempo el café era un changarrito improvisado en un sótano junto al Instituto Tíbet, enfrente de una primaria, ya después se mudó enfrente de La Bella Italia.

Por cierto, La Bella Italia es una de las fuentes de sodas, nevería con asientos, pues, de mayor tradición en la Colonia Roma, a veces se puede topar ahí al mismísimo rupestre Armando Rosas.

Hubo un tiempo en que andaba muy muy prángana, pero más pinche prángana que hoy, y le pagaba a Carlos con dibujos. Ahora esos mismos dibujos decoran la carta del café... pero que conste que no la diseñé yo.


Desde luego, huelga decir que el café es de pocamadre, además que la vista es relajante y estimulante a la vez. Verdes arbolitos del camellón nos traen paz y sosiego y bellas transeúntes hacen las delicias de parroquianos lascivos como yo, y me imagino que también habrá especímenes masculinos para que ellas echen taco de ojo. Tan bueno como un café en Bonnes Nouvelles en París, pero sin tanto pinche turista...

o quién sabe, nunca he ido al café de Carlos en temporada alta.



5 comments:

Ernesto Priego said...

Ora, inche nostalgia. No conozco la nueva sede del café de Carlos, y jamás me fijé que fuera "de Carlo".

Y al Gabis, cómo lo extraño. Ahí en la pared tienen un textículo que escribí para una revistucha sobre el café, por si un día andas por ahí.

Edgar Clement said...

Sí, claro que si...
Tengo que escribir alg sobre el Gabi's, ¡y mira que con ese sí me entra la nostalgia!

Lamentablemente el Gabi's ya no es el mismo dese que Gabriel falleció. Era de esperarse. Quienes lo siguen levantando son los gallos y Zaíto, que mantiene una mano formidable para el tostado... ya escribiré al respecto.

Un abrazote.
¿Estás en Inglaterra o NY, Ernesto?

ERnesto Priego said...

Estoy en Londres, Inglaterra, mi Clémenx.

¿Y sabes cómo se llaman las muchachas del Gabis? De cabellos negros como cuervos.

Anonymous said...

El café sí es bueno, pero el servicio es pésimo. Tardan horas en atenderte y de mala gana, además suelen tener "errores" con las cuentas o darte el cambio incompleto. Si tienes paciencia para soportar esto, adelante.

Angie said...

El café sí es bueno, pero el servicio es pésimo. Tardan horas en atenderte y de mala gana, además suelen tener "errores" con las cuentas o darte el cambio incompleto. Si tienes paciencia para soportar esto, adelante.